Categories

 

Portada > Economías > Energía > Vendiendo petróleo en los medios de comunicación


Repsol utiliza la publicidad para defender sus polémicos negocios en Canarias

2 de junio de 2015

Vendiendo petróleo en los medios de comunicación

Ante una opinión pública mayoritariamente en contra de sus proyectos petrolíferos en Canarias, Repsol ha decidido en los últimos meses utilizar la publicidad en los grandes medios de comunicación, uno de los recursos comunicativos más potentes de los que dispone la empresa española, para convencer a la población de la bondad del descubrimiento de petróleo y gas en aguas insulares. La agresiva campaña publicitaria no tiene desperdicio.


Vendiendo petróleo en los medios de comunicación
Carteles de la campaña de Repsol  

“¿Cómo han logrado los noruegos multiplicar por 46 su riqueza? Con el descubrimiento de petróleo y gas en sus aguas. Aprovechar los recursos naturales mejora la economía de los canarios”. Así decía uno de los anuncios de Repsol, argumentando dudosas ventajas económicas para la ciudadanía y justificando su proyecto exploratorio de prospecciones petrolíferas en las aguas de Canarias. De lo que no se dice nada es de los evidentes impactos ecosociales y la apuesta de la multinacional petrolera por un modelo energético insostenible y peligroso que vive a espaldas de uno de los mayores retos de la sociedad, la mitigación del cambio climático.

Repsol ha presentado una campaña publicitaria en prensa que asevera que gracias al posible descubrimiento de petróleo y gas en la plataforma marina de Canarias se podría incrementar la riqueza de la población española como en Noruega, “manteniendo el interés turístico en sus maravillosas playas como en el Caribe, Brasil o Italia, lugares con exploraciones petrolíferas” y, todo ello, “sin ser visto, debido a que el barco de investigación estará a 50 km de la costa”. En definitiva, prosperidad, ecología e invisibilidad.

Una búsqueda de nuevos “nichos” de mercado cada vez más importantes, para mantener o aumentar sus niveles de beneficios y facilitar su expansión en los mercados globales. Porque, hoy por hoy, lo ecológico es un poderoso argumento de ventas, más allá de las verdaderas prácticas productivas de los anunciantes.

El Gobierno de España aprobó el Real Decreto 547/2012, que abría la puerta a la petrolera Repsol para realizar las prospecciones en la plataforma marina de Canarias, proyecto que contó desde el principio con la fuerte oposición de las asociaciones ecologistas [1], el Gobierno de Canarias, los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, los sectores pesqueros y turísticos del archipiélago, así como gran parte de la población canaria en general.

Sin embargo, incluso la Declaración de Impacto Ambiental favorable a Repsol reconoce la posibilidad de que, en caso de producirse un derrame grave durante los sondeos y el pozo se descontrolara, las Islas Canarias recibirían el 5,85% de los vertidos y el 26,2% impactaría contra la costa marroquí. Y todo ello a pesar de que la zona en la que se haría la prospección se encuentra en un área marina que el gobierno español ha propuesto para su inclusión en la Red Natura 2000 y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por sus excepcionales valores biológicos y que alberga una de las comunidades de cetáceos más importantes del mundo, con 29 especies diferentes, y otra fauna marina protegida.

Seguir reforzando el actual modelo energético supone una apuesta suicida y en contraposición a todos los informes científicos que apuntan a la necesidad de dejar bajo tierra la mayor parte de las reservas de combustibles fósiles que quedan por explotar, si queremos mitigar los desastrosos efectos de calentamiento global (elevación del nivel del mar, deshielo de los polos, fenómenos meteorológicos severos, desertización, pérdida de cosechas, etc.). Pero también, da lugar a graves riesgos de vertidos y mareas negras por las explotaciones petrolíferas a gran profundidad, que ya han puesto en evidencia trágicos y catastróficos sucesos como el del Golfo de Méjico y la plataforma Deep Water Horizon.

Por otro lado, la imagen corporativa de Repsol oculta una trayectoria de catástrofes ambientales, atropello a los derechos humanos, agresiones a comunidades indígenas, daños a la salud pública, privatizaciones, enriquecimiento y concentración de poder, etc. en distintos países del mundo, como se explicita claramente en el informe “Repsol en deuda firmado por diversos colectivos de la sociedad civil [2].

En enero, Repsol puso fin a los sondeos en aguas canarias después de siete semanas de operaciones, debido a que la calidad y cantidad de hidrocarburos localizados no hacían rentable la extracción. Sin embargo, existen todavía 24 permisos de prospección de hidrocarburos, además de las 10 perforaciones marinas activas para la extracción de petróleo o gas en el Estado español, lo que supone que la lucha contra estos proyectos continúa.

La campaña de Repsol ha sido elegida como finalista en los Premios Sombra 2015 a la peor publicidad, organizados desde 2008 por Ecologistas en Acción. En ese caso, la organización ecologista destaca la campaña en la sección “Lavadora verde”, que denuncia la inversión de grandes presupuestos en marketing y comunicación para maquillar la imagen de las corporaciones, mostrándose comprometidas con la ecología y la sociedad.

Ecologistas en Acción    Comisión de consumo

Notas

[1Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF http://www.ecologistasenaccion.org/article28178.html

[2ACSUR, Almáciga, alterNativa, Asamblea de medio ambiente del 15M, Asociación Perifèries, CODPI, Ecologistas en Acción, Ekologistak Martxan Euskal Herria, Ben Magec-Ecologistas en Acción de Canarias, Entrepueblos, ESF, Kima Berdea, Liga de los Derechos de los Pueblos, Mugarik Gabe, Meatzaldea Bizirik, ODG, OMAL, Paz con Dignidad, Plataforma contra el BBVA-BBVAren aurkako plataforma, Repsol Mata, Salva la Selva. http://omal.info/spip.php?article62

Comentar

1 Mensaje
  • María Indignación 3 de junio de 2015
    05:21

    Normalmente, no suelo ser maleducada, ni falto el respeto, no me dirijo a nadie en tono despectivo, sarcástico y/o hiriente, mido mis palabra, mi tono de voz e incluso mi expresión corporal, pero hoy, permítanme hacer un excepción, diciendo: " Vete a cagar repsol, pero bien lejitos de las islas canarias "

    Responder a este mensaje

Añadir otro comentario