Categories

 

Portada > Alternativas > Consumo Colaborativo > Teranga GO! Hospitalidad sobre cuatro...


Una red social para volver a casa

12 de diciembre de 2016

Teranga GO! Hospitalidad sobre cuatro ruedas

Compartir trayecto está de moda y una start-up española ha decidido aprovecharlo para ayudar a los migrantes a desplazarse entre sus países de origen y acogida. Es economía colaborativa con impacto social.


Teranga GO! Hospitalidad sobre cuatro ruedas
Foto: Viaje 0 de Teranga Go! entre Granada y Dakar  

Se acercan las fiestas y, con ellas, esos informativos plagados de imágenes de españoles, procedentes de todo el mundo, reencontrándose con sus familiares en nuestros aeropuertos. Como ellos, otros muchos extranjeros con residencia en España aprovecharán las vacaciones para reencontrarse con sus seres queridos. Sin embargo, volver a casa no siempre es tarea fácil. Como explica Agustín Ndour, senegalés residente en Granada, para una persona procedente de África, volar a su país puede costar hasta 600 euros –un precio aún menos asequible si ha de costear el billete de hijos u otros parientes cercanos.

Una red social que pone en contacto a personas migrantes que comparten vehículo entre sus países de origen y acogida


Ante esa situación, solo queda agudizar el ingenio y buscar alternativas. Y fue precisamente en una de esas búsquedas donde el mismo Agustín coincidió con el salmantino Gustavo Gómez. Juntos, decidieron crear Teranga GO!, una red social que pone en contacto a personas, migrantes fundamentalmente, que comparten vehículo en los desplazamientos entre sus países de origen y acogida. La práctica no es totalmente nueva, porque los migrantes llevan años buscándose para compartir trayectos y reducir costes, pero se vuelve más fácil cuando los dispositivos móviles e internet entran en la ecuación: “No estamos inventando nada. Lo único que hacemos es poner la tecnología al servicio de estas personas”, dice Gustavo.

El bolsillo lo nota

Teranga GO! aplica el mismo modelo que otras plataformas de economía colaborativa, como Blablacar o Amovens, han popularizado en nuestro país en un sector de población muy concreto y con necesidades específicas. Aquí se comparten trayectos de España a Senegal, que atraviesan 4 países durante 4 días, con un ahorro económico más que significativo: “No es lo mismo compartir 250 euros en gasolina (más los gastos de fronteras) que pagar 600 euros por un billete de avión”, dice Agustín. “Así te queda algo para llevar regalos a tu familia y tener un dinero para poder estar con los tuyos –cuando vas, hay muchas expectativas, porque vienes de Europa”.

Las circunstancias del viaje hacen que se acentúen otros beneficios colaterales de este tipo de prácticas. Si, normalmente, compartir un trayecto en coche nos permite conocer a gente nueva y disfrutar de un viaje más ameno, en este caso se convierte en toda una experiencia vital: “Estoy seguro de que, a raíz del viaje, prácticamente sois casi parientes, familiares, por todas las cosas que habéis compartido en el recorrido”, apunta el senegalés.

Economía colaborativa de corte social

Ese componente social está muy presente desde el mismo nombre del proyecto. Teranga en wolof –el idioma hablado en Senegal- significa ‘acogida’, ‘hospitalidad’. Sirve para expresar lo que hacen y viven las personas que utilizan esta plataforma al tiempo que refleja el deseo de sus creadores. La ‘teranga’ es una pieza clave de la cultura senegalesa, igual que lo es de muchas otras culturas africanas y lo fue de la nuestra. El temor es, apunta Agustín, que igual que se ha perdido en Europa, se pierda en otros países, entre tanta modernidad: “La tecnología también tiene que rescatar esos modelos tan importantes que tanto nos han dado”.

De este modo, Teranga GO! se convierte en un proyecto de economía colaborativa inclusiva, abierta, con impacto social positivo, tal y como se lo reconocía en octubre de este año OuiShare España al concederle uno de los premios OuiShare Start-Ups. “El objetivo no es obtener gran rendimiento económico ni crear un unicornio blanco para venderlo a precio de oro. Queremos hacer algo que permita ayudar a los inmigrantes y Teranga GO! es el medio”, asevera Gustavo Gómez. “Queremos que Teranga GO! sea una empresa sostenible pero, si tenemos beneficios, los vamos a dedicar a la incorporación social de los inmigrantes”. Tal y como detalla, muchos de los inmigrantes que retornan de Europa a África son vistos como fracasados socialmente y tienen muchas dificultades, por eso, Teranga GO! se plantea apoyar el emprendimiento y la contratación de migrantes en sus países de origen, así como la creación y colaboración con iniciativas sociales.

Listos para arrancar

Teranga GO! se dio a conocer hace ahora un año a través de una campaña de crowdfunding. Perseguía recaudar 4.250 euros para cubrir los gastos de desarrollo de la web y la aplicación (para lo que tiene el apoyo de la Universidad de Granada), traducción de las mismas al inglés y al francés, y consultoría legal. El siguiente paso es que la gente empiece a usar la plataforma en España, en Senegal y, por qué no, en cualquier otro lugar.

Sólo en nuestro país, hay, a día de hoy, 4 millones y medio de inmigrantes y, según datos de la UNESCO, 244 millones de personas viven fuera de su lugar de origen en todo el mundo. Por no hablar de los miles y miles de refugiados que se han visto forzados a buscar un nuevo hogar. Un público objetivo amplio que ya puede comenzar a compartir trayectos en coche o a enviar paquetes a su país de origen aprovechando el viaje de otros particulares –la funcionalidad adicional de Teranga GO!

De hecho, como insiste Agustín, las puertas están totalmente abiertas a cualquier usuario, incluyendo los turistas responsables y ávidos de experiencias: “No es lo mismo un turista que coge un avión que un turista que va con un senegalés en un coche. Se crean unos lazos; te hablará de su cultura, de dónde ir y dónde no, y estoy seguro de que los primeros días te acogerá en su casa. Y eso es un plus para el turista porque ahorra dinero, pero también descubre un Senegal o un África que nunca habría imaginado, que no tienen nada que ver con los de sol y playa y con el turismo de toda la vida. Y ese es un punto muy bueno para las relaciones interculturales y las relaciones entre naciones”.

Con el vehículo a punto y el destino bien claro, el viaje de Teranga GO! solo acaba de comenzar.

Vivir fuera, más fácil con un smartphone

En la mayoría de las ocasiones, para quien se marcha, ya sea por placer o por necesidad, estar conectado a los seres queridos se convierte en algo tan básico como comer o tener un techo bajo el que cobijarse. Quizás por eso la barrera tecnológica nunca ha existido para Teranga GO! “Tengan más o menos en su país de trabajo, siempre tienen un smartphone. Es el hilo que los une a su cultura, a su familia y a sus amigos”, clarifica Gustavo. En el caso concreto de las personas que vienen de África, añade, hay que tener en cuenta que la penetración de las aplicaciones móviles y la telefonía es ya extraordinariamente alta en sus países de origen.

Un buen ejemplo es el sector bancario: ya en diciembre de 2014, en África Subsahariana la penetración del dinero móvil en el mercado era del 81%, según el estudio El estado de la industria: servicios financieros móviles para los no bancarizados, de la GSMA Foundation. En Kenia, en concreto, el Banco Mundial asegura que el 58% de la población ya paga mediante métodos electrónicos, algo que en países como España solo hace, por ahora, entre el 20% y el 25% de los consumidores.

Isabel Benítez    OuiShare

Comentar