Categories

 

Portada > Economías > Trabajo > Teoría monetaria moderna y trabajo garantizado


Presentación del libro de Randall Wray

5 de marzo de 2015

Teoría monetaria moderna y trabajo garantizado

El economista Randall Wray presentó ayer su libro “Teoría Monetaria Moderna” (Lola Books) en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, acompañado por Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno y por el economista Eduardo Garzón


JPEG - 539.1 KB
Izda. a dcha: E. Garzón, A. Garzón, R. Wray y C. García (editor)

Randall Wray abrió el acto explicando al público una de las bases de su enfoque teórico: la apertura del discurso económico hacia una perspectiva distinta a la que se imparte en la universidad. El profesor estadounidense planteó que para criticar el actual modelo económico es necesario conocer la teoría y se desmarcó de la idea predominante al afirmar que “existen cosas primordiales que son más importantes que el déficit público”, antes de profundizar en la propuesta de Trabajo Garantizado, que calificó de “sentido común”.

Para Wray, “lo importante no es que haya dinero”, algo que tachó de invento social, sino de esquivar las limitaciones en la creación de puestos de trabajo, ya que según argumentó, por la vía de las restricciones “la recuperación está lejos de llegar a Europa”.

Sus fundamentos de la teoría monetaria moderna pasan por la soberanía monetaria de cada Estado y por la capacidad que éste tiene para producir dinero “apretando las teclas de un ordenador”. Según el economista, “el Euro se desvía del patrón y la teoría ha de ser revisada en este caso". Mantiene, no obstante, que un estado soberano no se puede quedar sin dinero “mientras el gasto moderno se produzca a través de tecleos informáticos que aumentan el saldo”.

Según esta teoría, el Gobierno genera dinero para que éste exista y los ciudadanos lo emplean para pagar impuestos. “Por lógica, los ciudadanos no pueden pagar si el Gobierno no ha gastado”, continuó. El modelo que propone es que el tesoro público transfiera capital al banco central, que lo repartirá entre los bancos privados, encargados también de recibir el dinero recaudado por los impuestos antes de devolverlo al banco central y éste, después, al tesoro, invirtiendo el proceso. Las restricciones que acompañan a este modelo son tres: el pleno empleo, la inflación y los tipos de cambio.

La propuesta del pleno empleo

Randall Wray opina que el principal objetivo de los gobiernos es el crecimiento económico, “objetivo equivocado para crear empleo adecuado”, y ha recurrido a los datos para demostrar que en el año 2006 había 200 millones de desempleados y, tras tasas buenas de crecimiento, no se ha resuelto este problema. Además, ha echado la vista aún más atrás para asegurar que en los últimos 40 años de crecimiento no se ha reducido la desigualdad “si algo se ha conseguido es aumentarla”, ha apostillado.

Apoyándose en la alternativa planteada por el también economista Hyman Minsky, Wray ha destacado que las armas de política económica actuales no son suficientes para asegurar el pleno empleo y que las estrategias de inversión privada no lo hacen sostenible en el tiempo.

El objetivo para asegurar el pleno empleo es aumentar el consumo y no la inversión, para que de esta manera aumenten los ingresos y el trabajo. El Gobierno ofrecería empleos dentro de un programa de trabajo garantizado que emplearía a cualquier persona que pueda y quiera trabajar. Plantea el economista generar trabajo no especializado donde “cada trabajador sea aceptado como es”, sin planes de formación alternativos y comenzando desde la parte más desfavorecida de la población hacia arriba.

Plantea el modelo que la distribución de la renta se efectúe en base a los salarios y no a los beneficios, dejando así de gastar dinero público para estimular la inversión privada. El programa establecería también un salario mínimo que obligaría a las empresas privadas a aumentar los salarios: “si un trabajador gana 12 euros por hora en el sector público, la empresa privada no podrá pagar menos”, porque el trabajador podría decantarse por el ámbito público. “Por esta razón se puede llegar al pleno empleo sin generar inflación y manteniendo los precios estables”, aseguró, alegando también que se estabiliza el consumo “generando beneficios para los empresarios, porque si alguien pierde su trabajo puede seguir con trabajo público”. Además se reducirían los costes de contratación, demostraría la aptitud de los trabajadores en el mercado laboral; “no reduce todos los problemas, pero resuelve los más importantes”, continuó.

JPEG - 387.8 KB
Carlos García y Randall Wray

Aplicar el modelo a España

España es un país limitado por el Euro, ya que no tiene soberanía monetaria. Por ello, lo relevante en el caso español sería la cantidad que el Gobierno gaste en el programa. “Quizá habría que limitar el gasto en función de lo que se sea capaz de presupuestar” y ha propuesto emplear primero a cabezas de familia con menores a su cargo y a menores de 30 años, que cuentan con una tasa de desempleo del 50%, a medida que se implementa de manera gradual, como sucedió en Argentina.

Como medidas adicionales para salvar esta limitación ha propuesto tres: la salida del euro, la implantación de una moneda paralela, debate que ya se ha abierto en Grecia, o aumentar la capacidad de financiación del Parlamento Europeo para que sea este organismo quien lo financie.

Para profundizar en la propuesta que se lanza desde España ha tomado la palabra el diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón, que ha criticado que la economía se haya presentado a la población como “una cuestión ajena. Casi como una ciencia oscura”. Opina Garzón que es necesario repensar la economía “porque la realidad ha cambiado”.

Para Alberto Garzón, algo tan importante como la política monetaria no puede derivarse a instituciones “antidemocráticas” como el Banco Central Europeo (BCE), al que considera una muestra de elitismo. Ha planteado también que existe un problema democrático en tanto que “las constituciones de los estados han quedado vacías”, haciendo alusión al artículo 128 o a derechos reconocidos como el trabajo. “La gente no puede ser libre si no tiene garantizadas unas condiciones de vida mínimas”, aseguró, alegando además que “el proceso constituyente de la derecha sigue avanzando”, en referencia a la modificación por parte de PP y PSOE del artículo 135 de la Constitución.

El candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno ha presentado el programa de “Trabajo Garantizado”, impulsado por la formación, argumentando que nos encontramos ante un problema democrático y no frente a un problema técnico, “porque no es cuestión de que falte dinero, es cuestión de priorizar el gasto”. “Incluso con restricciones, la propuesta es posible. Se puede hacer ahora”, ha defendido.

Trabajo Garantizado: la propuesta de IU en materia de empleo

Según Izquierda Unida, “es absurdo que muchísimas personas no estén ocupando un puesto de trabajo y al mismo tiempo haya muchísimo trabajo por hacer en nuestras comunidades”, o “mucho trabajo que ya se realiza pero que no es remunerado”.

La propuesta se vertebra en torno a tres ejes:

- Reforzar las actividades económicas y sociales que hoy son insuficientes: educación, sanidad, cultura, deporte, energía renovable...
- Crear nuevas actividades
- Remunerar, visibilizar y dignificar el trabajo de cuidados y otros que son voluntarios

El Estado financiaría el programa, aunque se gestionaría desde los ayuntamientos “en participación con la sociedad civil”. Según IU, esta iniciativa aliviaría la pobreza y disminuiría la desigualdad, mejoraría las construcciones comunitarias y contribuiría a la estabilidad social. Su coste económico, alegan, “es inferior al coste que supone lidiar con los problemas derivados del paro a través de prestaciones sociales”.

Su implantación se realizaría por etapas. Aspiran a generar empleo para un millón de desempleados durante el primer año por un coste que no alcanzaría el 1% del PIB (prevén un 0,92%), “una cantidad inferior a lo que le costó al Estado en un año responsabilizarse de la pérdida de valor de las inyecciones en entidades nacionalizadas”, informan. Prevén financiarlo a través de una reforma fiscal similar a la que proponen los técnicos del sindicato de Hacienda: combatiendo el fraude fiscal de las grandes empresas y fortunas y donde paguen más quienes más renta poseen. Según sus cálculos, con la reforma fiscal se recaudaría un 6,2% del PIB en un año. Reconocen que quizá sea necesario recurrir a préstamos del Banco Central Europeo o, como último recurso, recurrir a acreedores privados.

La retribución a los trabajadores integrados en el programa Trabajo Garantizado no sería sólo salarial e incluiría pagos a la Seguridad Social, ayudas para el transporte, permisos por vacaciones, maternidad, paternidad, enfermedad, etcétera. Plantean una escala salarial fija en función del tipo de trabajo que iría desde los 900 a los 1.200 euros, con la intención de establecerlo como salario base también en el ámbito privado: “por debajo de ese salario ninguna persona trabajaría en el sector privado al tener la posibilidad de acogerse al programa con mejores condiciones”, explica IU.

Ana Encinas  

Comentar

6 Mensajes
  • José Javier Domínguez 5 de marzo de 2015
    10:45

    Muy buen trabajo Ana,
    Como bien dice Alberto, la situación cambia y la economía debe ser repensada. Por ello, la idea en la que las personas no ocupan puestos de trabajo es incoherente a las posibilidades que puede ofrecer un presupuesto destinado a la creación de empleo. Hay que olvidarse de las estadísticas y comenzar a crear empleo legítimo y sostenible.

    Pero por otro lado, me crean ciertas dudas las ideas de salir del euro y de la UE. Sobre todo porque considero que no es necesario desvincularnos totalmente para aplicar las políticas de trabajo garantizado, porque se deben aplicar independientemente de las instituciones europeas.
    No sé qué piensas??

    Un saludo

    Responder a este mensaje

  • Ana Encinas 5 de marzo de 2015
    10:52

    Hola José Javier! en lo relativo a la salida del euro, no es algo que vaya a producirse (al menos, Izquierda Unida ni siquiera lo ha planteado). Wray lo mencionó como forma de recuperar la soberanía monetaria y así ajustar la realidad española a su teoría, aunque no entró a valorar sus efectos ni en ningún momento se analizó su viabilidad. Alberto Garzón matizó cuando explicó la propuesta de IU que trata de esquivar la limitación a la hora de producir moneda realizando una inversión por parte del Estado.

    Ya personalmente, estoy de acuerdo contigo. No creo que sea necesario perder el vínculo con la UE, es más, ante propuestas interesantes como esta creo que es beneficioso trabajar juntos, al menos los países que estamos más afectados por el desempleo.

    Responder a este mensaje

  • pedro* 5 de marzo de 2015
    19:48

    Creo que debemos empezar a plantearnos y a debatir sobre la salida del euro, tal y como está haciendo la izquierda italiana. Desde mi punto de vista, seguir pensando que dentro del euro hay vida es una mera ilusión. Resolver los defectos de construcción del euro, si es que hay para los intereses de las clases dominante, un defecto de construcción, pasa por reconocer que las clases dominantes europeas estarán dispuestos a ir contra sus propios intereses y esto es impensable.
    Como ejemplo, ayer Randall Wray hizo un pequeño comentario sobre la propuesta de Garzón muy curiosa. más o menos vino a decir: Eduardo tu propuesta puede que tengas que asumir que muchos ciudadanos europeos pueden optar al puesto de trabajo que garantiza el estado español. Con esto no quería decir que no debiera hacerse, sino para poner de manifiesto los problemas que hay dentro del euro. No obstante, me parece una buena idea lo del trabajo garantizado, pero no sé que dirá al respecto Alemania, el BCE y la Comisión europea cuando les digas que el déficit público va aumentar el 1%. ¿Cuál será nuestra reacción?
    Dentro del euro no hay vida

    Responder a este mensaje

  • Jorge Amar 10 de octubre de 2015
    17:04

    Para vuestra información la primera asociación en España sobre teoría monetaria moderna ya tiene una web provisional . http://apeep-tmm.tumblr.com/

    Responder a este mensaje

  • Blas 12 de noviembre de 2016
    00:20

    O sea que según ustedes hay que imprimir moneda....y la inflaccion que?? Equivale a recortes es lo mismo cuando aumentan los precios..

    Responder a este mensaje

  • Blas 12 de noviembre de 2016
    02:05

    Pero es que , es absurdo como os manipulan,si los agentes sociales no tienen ninguna obligación de aceptar el dinero es más...necesita respaldo ese dinero......porque van a tener que aceptar esa devaluación interna? Y además que tonterías decis por los impuestos ? Si lo que más da valor al dinero es la circulación privada de dinero no los impuestos....yo creo que estáis tratando de revitalizar el discurso ,de izquierda y en economía cuando en las universidades se estudia con lógica y con razón teorías cercanas a la derecha de forma masiva..

    Responder a este mensaje

Añadir otro comentario