Categories

 

Portada > Economías > Decrecimiento > Propuestas políticas decrecentistas


El decrecimiento en los programas políticos municipalistas

27 de abril de 2015

Propuestas políticas decrecentistas

Hace unos meses desde DecreceMadrid nos propusimos elaborar unas Propuestas Políticas Decrecentistas para la ciudad de Madrid, con el fin de generar un debate necesario y enriquecer los programas políticos de las diferentes entidades políticas con candidatura a las elecciones municipales que tendrán lugar el próximo mayo.


Propuestas políticas decrecentistas

DecreceMadrid somos un colectivo asambleario y autogestionado, ubicado en Madrid, en el Patio Maravillas, y que hacemos nuestros los valores, principios y fines del movimiento por el decrecimiento. En DecreceMadrid creemos que es posible una ciudad de Madrid pensada por y para quienes vivimos en ella, para los habitantes actuales y para los futuros. Una ciudad basada en un modelo participativo. Una ciudad sostenible y socialmente justa. Por eso nuestras Propuestas Políticas Decrecentistas se basan en cuatro ejes:

Participación

En DecreceMadrid creemos en una ciudad donde las personas se empoderen para que las iniciativas políticas surjan de sus necesidades y donde los procesos de información pública actuales, en los que a la ciudadanía se le reserva un periodo de alegaciones a los planes ya encauzados desde la municipalidad, se sustituyan por procesos de participación pública que emanen desde abajo, apostando por una soberanía popular activa. Por eso el primer punto de nuestras propuestas habla sobre participación ciudadana y plantea 12 medidas que se centran en recuperar competencias municipales, ya que desde una perspectiva decrecentista es básica la relocalización también de la toma de decisiones; en la simplificación y descentralización de la gestión municipal; en el fomento y apoyo de organizaciones ciudadanas que son instrumento clave para el empoderamiento de la ciudadanía; en la participación, por ejemplo mediante la cesión de espacios públicos para la ciudadanía en modalidad de autogestión y en el fomento de la transparencia de las politicas municipales, con medidas como la elaboración de presupuestos participativos, el uso de las herramientas de sw libre y el establecimiento de canales de comunicación con las personas que habitan la ciudad.

Cuidados

Desde DecreceMadrid queremos una ciudad donde se pongan en valor y se visibilicen todas aquellas actividades que se ocupan del cuidado de las personas, realizadas principalmente por mujeres, y del medio ambiente, imprescindibles para nuestra supervivencia.

Para ello proponemos 14 medidas relacionadas con los feminismos y los cuidados que nos permitan decrecer en igualdad como por ejemplo la promoción de la creación de colectivos feministas que incluyan tanto a hombres como a mujeres, de la participación de las mujeres en espacios socialmente percibidos como masculinos (espacios de acción político-institucional, juntas directivas, etc.), del reparto equitativo de los trabajos domésticos y cuidados que recaen mayoritariamente sobre las mujeres, de una educación sexual y afectiva que acabe con la opresión heteropatriarcal o de la existencias de estructuras públicas y comunitarias para el cuidado infantil, de personas mayores y de personas dependientes. 
En nuestras propuestas también recogemos acciones que se pueden llevar a cabo en las áreas de servicios sociales y salud. El decrecimiento entiende la salud como un estado de bienestar que incluye e integra aspectos tanto físicos como psicológicos y sociales.

Por lo tanto, entendemos que es imprescindible cambiar a un modelo que intervenga sobre el bienestar de las personas antes de que se produzca el daño, que mejore su bienestar, las haga más resilientes y capaces de autocuidarse, así como de cuidar a aquellas personas que les rodean y a su entorno. Es por eso que entre las 11 medidas que proponemos están las de fomentar la visibilidad, el uso, presencia y recursos de la red de programas y centros municipales de salud, en especial las medidas de prevención y promoción de la salud; reforzar la atención primaria en Servicios Sociales; fomentar los Servicios Sociales de base, que favorezcan y estimulen la participación y colaboración ciudadana y optimizar la utilización de los edificios municipales de SS.SS. promoviendo su uso en horarios en que normalmente se encuentran cerrados para, por ejemplo, ampliar la cobertura de los proyectos municipales o ceder su utilización a colectivos o asociaciones.

En DecreceMadrid creemos que otro aspecto relacionado con el eje de los cuidados es la educación, ya que desde una perspectiva decrecentista la educación en nuevos valores es un pilar fundamental, y aunque las competencias de los ayuntamientos en esta materia son muy limitadas, creemos que es necesario que desde el ámbito local se impulsen medidas que promuevan un modelo horizontal y equitativo que debe formar parte del propio sistema educativo para conseguir una ciudadanía crítica y consciente. Por eso entre las 9 propuestas que hacemos en educación está la revisión de la oferta de recursos educativos del Ayuntamiento para fomentar la trasmisión de valores ecofeministas constructivistas de respeto a la naturaleza y las personas; adaptar las escuelas taller para recuperar oficios tradicionales que siguen siendo necesarios; lograr una distribución equitativa de la diversidad en todos los centros sostenidos con fondos del ayuntamiento; fomentar la creación de cooperativas de educación y la educación en escuelas libres o implementar menús ecológicos, con productos locales y de temporada en las escuelas de gestión municipal.

En DecreceMadrid consideramos que también son aspectos importantes dentro de los cuidados los relacionados con la cultura, el deporte, el ocio y el turismo. Y desde una perspectiva decrecentista creemos que desde la gestión municipal se pueden hacer políticas muy interesantes para acercar la cultura y el deporte a los ciudadanos de Madrid sin necesidad de grandes inversiones ni proyectos megalómanos. A su vez, creemos fundamental impulsar un modelo de turismo y ocio menos mercantilizado, impulsado por y para la ciudadanía independientemente de su poder adquisitivo. Con esta idea en mente hemos hecho 8 propuestas como reducir las tasas y precios publicos por utilización de centros deportivos y culturales; aplicar políticas de cesión de edificios municipales en situación de abandono para el desarrollo de proyectos ciudadanos autogestionados que enriquezcan la vida cultural de Madrid; dinamizar las actividades culturales que se realizan en los espacio públicos abiertos; apostar por unas fiestas populares participativas o impulsar un modelo turístico que se apoye en la oferta cultural, de deporte y ocio alternativo.

Ciudad en Transición

El tercer pilar sobre el que hemos elaborado nuestras Propuestas Políticas Decrecentistas es el de la realización de un Plan de Acción para el Descenso Energético, de Consumo de Recursos y de la Contaminación. Una estrategia programada para que nuestra ciudad deje de depender de los combustibles fósiles a medio y largo plazo, apostando por las energías renovables y buscando en la medida de lo posible una soberanía energética y una gestión sostenible y socialmente justa de los recursos disponibles y los residuos generados.

Para todo ello hemos trabajado en propuestas concretas para las siguientes áreas: 

En medio ambiente y energía  desde un punto de vista decrecentista, una buena calidad del aire, un acceso universal al agua potable y la posibilidad de disfrutar de espacios verdes de calidad son junto a una buena gestión de los recursos y los residuos piezas claves para impulsar la sostenibilidad ambiental, además es necesario naturalizar y re-ruralizar al máximo un entorno tan hostil como la ciudad de Madrid. Para conseguir eso proponemos varias medidas para garantizar el acceso universal al agua buscando la mayor eficiencia en su consumo; impulsar, en este orden, políticas que premien la reducción de residuos, la reutilización de los mismos, aportando nuevas vidas a multitud de bienes y objetos y, por último, reciclar las mayores cantidades posibles de residuos; la redacción de un Plan de Acción para el Descenso Energético (PADE) con medidas como reducción de número de puntos de alumbrado y modificación de la intensidad lumínica de la ciudad; la apuesta por las energías renovables y propuestas para impulsar la sostenibilidad ambiental a escala de ciudad ya que la calidad del medio ambiente existente en la ciudad es proporcional a la calidad de vida de las personas que viven en la misma.

En el área de urbanismo y vivienda desde una perspectiva decrecentista defendemos que modelos expansionistas, especulativos y gentrificadores son incompatibles con el derecho a la vivienda del que aún carecen muchos de los habitantes de Madrid y crean espacios más petrodependientes y hostiles para las personas. Por eso hemos redactado 18 propuestas concretas como una auditoria pública de vivienda para conocer el número y estado de las viviendas existentes y así poder garantizar el derecho a la vivienda; el uso de materiales y formas de construcción sostenibles; paralización inmediata de todas las operaciones de venta de vivienda pública para que el derecho a la vivienda no dependa de las leyes del mercado; Modular el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) considerando también el nivel de ocupación de la vivienda, el nivel de renta de las habitantes y su uso en alquiler; el fomento de huertos urbanos como punto de encuentro de vecinos y toma de contacto con la agroecología o la necesidad de una estrecha colaboración con otras áreas como Movilidad y Economía para crear un urbanismo coherente con una idea de ciudad ambiental sostenible y socialmente justa y que entre otras cosas promueva la cercanía entre el lugar de trabajo y la vivienda.

En el área de movilidad y transporte en DecreceMadrid tenemos el convencimiento de que es necesario fomentar una transición gradual hacia una movilidad sostenible que contrarreste el modelo actual enfocado al automóvil privado como medio de transporte predominante. Es deseable, por este orden, una ciudad que cuide a peatones, que priorice el transporte público y que impulse el uso seguro de la bicicleta para las pequeñas y medianas distancias. Esto supondría entre otras cosas una clara mejoría en la calidad del aire junto a una disminución del ruido y la peligrosidad, en definitiva, una mejora de las condiciones de vida en la ciudad de Madrid. Y para cumplir estos objetivos tenemos 19 propuestas como la instalación de aparcamientos disuasorios en las afueras de la ciudad, cuyo uso reduzca significativamente el precio del billete de transporte público; restricciones muy severas de tráfico en días con alertas en los niveles de contaminación; elaboración de un Plan de Peatonalización de vías públicas de la ciudad y de ampliación de aceras y de elementos de seguridad; la democratización del Consorcio de Transporte Público de Madrid y la recuperación de su protagonismo en los planes de movilidad sostenible de la ciudad; la implantación de un mayor número de carriles bici y de carriles combinados o la implementación de un mejor servicio de alquiler de bicis a todos los barrios de la ciudad.

Relocalización

Es el cuarto y último pilar sobre el que en DecreceMadrid hemos reflexionado y creemos que la ciudad que queremos debe apostar por la producción y el consumo a partir de modelos locales, familiares y artesanales, intensivos en mano de obra pero poco intensivos en consumo de recursos. Promoviendo para ello la apertura de la ciudad a las entidades cercanas a la misma para construir sinergias “biorregionales”, con objeto de que la riqueza repercuta en quienes la generan: la naturaleza y las personas.

La mejor forma de disminuir el paro involuntario es repartir el trabajo, reduciendo las jornadas laborales

Dentro de esta apuesta por la relocalización y sin perder de vista los otros tres pilares, creemos que desde una perspectiva decrecentista es necesario reconceptualizar el significado de trabajo, que no debe ser un fin en sí mismo, sino una forma de satisfacer las necesidades reales de la población. La mejor forma de disminuir el paro involuntario es repartir el trabajo, reduciendo las jornadas laborales y liberando tiempo para el uso personal y colectivo. Por eso proponemos medidas como elaborar un Plan para la reducción de la jornada laboral de los empleados municipales y fomentar dichas medidas en las empresas privadas que contraten con la administración municipal; impulsar políticas que contribuyan al reparto del trabajo tanto productivo como reproductivo, de cuidados o fomentar las cooperativas, el autoempleo y el trabajo artesano por encima de otras variantes.

En cuanto a la economía, consumo y comercio, creemos que desde una perspectiva decrecentista la economía de Madrid debe dar un giro de 180º para abandonar el modelo actual caracterizado por el despilfarro económico y el sobreconsumo de recursos y energías, que han llevado a la ciudad de Madrid, tanto a una importante deuda económica, como a una notable deuda ecológica. Y para ello, y siguiendo con la idea de la relocalización, hemos redactado 8 propuestas de cara a la revisión del actual modelo de contratación pública y de los organismos autónomos, sociedades mercantiles y otras entidades del Ayuntamiento de Madrid; la creación de un organismo autónomo de certificación ecológica y social de las actividades que se realicen en Madrid, la apuesta por los mercados tradicionales de abastos y el comercio de barrio; el desarrollo de una moneda local con su integración real en la vida económica y fiscal de la ciudad o la liberación de los espacios públicos de Madrid de publicidad. 

Un último punto que hemos desarrollado dentro de las Propuestas Políticas Decrecentistas es la soberanía alimentaria, porque si bien somos conscientes de que la búsqueda de una soberanía alimentaria es compleja a escala ciudad, creemos que abriendo el campo de acción hacia el entorno, apostando por un modelo mancomunado (bioregional), se puede avanzar en ella. Por ello, apostamos por la relocalización de la producción integrándola en la ciudad y buscando conectar la ciudad con el entorno donde se ubican los productores y creemos que deberá impulsarse un modelo de producción ecológica y más social, un modelo respetuoso con el medio ambiente y con los ritmos naturales, que reduce los residuos, que es más saludable para las personas y que fomenta la recuperación de tierras que se dediquen al cultivo y proponemos 7 medidas (algunas ya mencionadas en otros puntos) como fomentar el uso de las superficies con potencialidad agrícola existentes en la ciudad; Impulsar la proliferación de huertos urbanos; incluir menús ecológicos, con productos locales y de temporada en las escuelas y centros de titularidad municipal o facilitar la creación de grupos y cooperativas de consumo con productores cercanos.
 
En resumen las personas que formamos DecreceMadrid hemos trabajado en una serie de medidas que creemos imprescindibles y viables, para avanzar en la sostenibilidad de la vida en Madrid y alcanzar la justicia socio-ambiental que nuestra ciudad necesita. Porque en DecreceMadrid creemos firmemente que la justicia social no es posible sin justicia ambiental.

Para conocer en detalle las distintas medidas políticas que proponemos se puede consultar el apartado “Municipales 2015” de nuestra web.

DecreceMadrid    DecreceMadrid

Comentar