Categories

 

Portada > Economías > Consumo > Pink tax, el sobrecoste de consumir siendo...


Las mujeres pagan más por los mismos productos

15 de marzo de 2016

Pink tax, el sobrecoste de consumir siendo mujer

Muchos productos que son vendidos para mujeres resultan más caros aunque tengan el mismo proceso de producción. A este fenómeno se le ha llamado "Pink tax" (impuesto rosa).


Pink tax, el sobrecoste de consumir siendo mujer
Ejemplo de Pink tax  

A mediados del 2014 se publicó un estudio que sólo vino a poner los números sobre la mesa sobre lo que todos los profesionales de la publicidad sabemos. Esta investigación reveló que el 63% de los creativos españoles son hombres, es decir, menos del 40% de estos puestos son cubiertos por mujeres y no precisamente por falta de preparación.

Paradójicamente ellas son las que cuentan con más estudios: el 36% de las mujeres creativas cuentan con estudios de posgrado frente al 25% en el caso de los hombres. Que los altos cargos y puestos de dirección en empresas están muy lejos de la igualdad de género no es nada nuevo, pero aprovechando el día del Consumidor es más que conveniente hacernos varias preguntas. ¿Por qué los responsables de incentivar el consumo son hombres cuando el 80% de las decisiones de mercado son hechas por mujeres? Así es, ellas son las que mandan a la hora de comprar. Aunque ambos usen cantidad de productos por igual y a priori ambos destinen grandes cantidades de su nómina en la adquisición de productos y servicios, la decisión de compra en mayor medida depende de ellas. ¿Por qué todas las campañas publicitarias de coches son dirigidas a hombres cuando ellas deciden el 60% de la compra de este producto? Estas preguntas se responden solas con los datos sobre quienes ocupan los puestos creativos y si le sumamos que las mujeres ocupan sólo el 10% de los puestos directivos en nuestro país (19% en los puestos directivos del IBEX35), obtenemos una respuesta aún más clara. A fin de cuentas los directivos en empresas son los que aprueban una idea creativa aunque no sean expertos de marketing (teniendo gente contratada para ello), pero esta es otra guerra que muchos publicistas entenderán…

Las mujeres en EE.UU. consumen 1.400 dólares más al año comprando los mismos productos que un hombre

Entendiendo el proceso de venta de un producto a partir de la creación publicitaria del mismo tenemos falta de equidad para las mujeres desde el inicio y esto se traduce en el ya llamado “Pink Tax”. De él se empezó a hablar apenas el año pasado, y es que muchos productos vendidos a mujeres aunque conlleven el mismo proceso de fabricación que los publicitados a hombres son más caros. Hablamos de productos y servicios tan cotidianos como: cuchillas de afeitar, cremas antiarrugas, perfumes, cortes de pelo… En general la gran mayoría de productos de higiene y belleza. En Estados Unidos ya existe un estudio acerca de cuánto le cuesta a una mujer simplemente ser mujer, de media consumen 1.400 dólares más al año comprando los mismos productos que un hombre. La respuesta comercial es simple, ley de oferta y demanda. Si ellas demandan más este tipo de productos la oferta se ajusta al mercado, es decir, los precios aumentan. No es tan simple. Cuando un comerciante sube sus precios abusivamente y la calidad sigue siendo la misma, el consumidor tiene completo derecho de denunciarlo. Entonces, en este caso ¿por qué no denunciar esto? Además del más que evidente abuso comercial aquí vemos un abuso hacia el consumo femenino por el simple hecho de ser mujer.

Recapitulemos, las mujeres poseen el poder del consumo sin embargo no son quienes fabrican los productos ni quienes los venden. Añade que ganan un 23% menos que los hombres pese a que estén mejor preparadas.

Vivir en una sociedad de libre mercado permite una libertad de fijación de precios al consumidor pero el ser mujer no debería ser una razón para pagar más. La equidad no la conseguiremos desde arriba si no nos fijamos en las consecuencias directas y que nos afectan en algo tan simple como hacer la compra, no sólo las mujeres poseen menor poder adquisitivo en los países desarrollados por recibir salarios más bajos y no llegar a puestos directivos sino que deben pagar más por adquirir lo mismo que un hombre.

Sofía Paz Luna  

Comentar

18 Mensajes
  • Tu nombre 15 de marzo de 2016
    16:46

    Siento tener que decirlo,pero las fotos son de maquinillas de afeitar diferentes,asi que no se a quien quieren engañar.

    Responder a este mensaje

  • SCUM 16 de marzo de 2016
    10:03

    A mí el ejemplo de las cuchillas sí me parece adecuado, aunque sólo sea para llamar la atención de quienes no tienen capacidad de entendimiento más allá de las imágenes (y, naturalmente, darán muestra de sus prejuicios y predisposición contra todo lo que suene a tono feminista en periodismo). Y sí me resulta evidente que los productos para mujeres son más caros, puesto que hacia ellas se dirige la mayor parte de la publicidad en bienes de primera necesidad y compras cotidianas; aunque seguro que la cesta quedará compensada por el gasto masculino en alcohol...

    Responder a este mensaje

    • Rosa 19 de marzo de 2016
      13:07

      Si en un producto que es idéntico para ambos sexos (por ejemplo, las cuchillas) necesitas una versión "para mujeres", eres la clase de persona que merece que le intenten colar un precio más elevado.

      Muy imparcial y poco tendencioso lo del gasto masculino en alcohol, pero se desequilibraría la balanza de nuevo porque luego nosotras compraríamos sartenes y productos de limpieza.

      Responder a este mensaje

  • Natsumi 16 de marzo de 2016
    23:25

    Claro que es adecuado, otra cosa es que os laven el cerebro
    http://www.pikaramagazine.com/2016/01/la-tasa-rosa-cobrar-menos-pagar-mas/

    Responder a este mensaje

  • qpoewp 17 de marzo de 2016
    22:54

    Menuda gilipollez más grande. El normal es en azul, si lo quieres de colorines pues más caro. Como todo.

    Responder a este mensaje

  • Tu nombre 18 de marzo de 2016
    01:00

    igual es tonteria mia, pero las mujeres no pueden comprar las azules si son iguales? o.O o estan obligadas a comprar las rosas y los hombres las azules? Que si que la mujer esta discriminada en la sociedad, pero este ejemplo es un poco tonto

    Responder a este mensaje

  • Tu nombre 18 de marzo de 2016
    07:32

    Si son iguales las maquinillas por qué no compran todos las azules? Si quieren pagar más por qué sean rosas eso ya es cosa vuestra y así con el resto de productos. Si son exactamente iguales por qué compráis el caro?

    Responder a este mensaje

  • Chris 18 de marzo de 2016
    09:38

    No es sólo cuestión de color, que también, sinó de la sección donde están colocados todos los productos, como ya se ha dicho, separados por sexos y además con un subtítulo en todos ellos que te avisa: "for men" o "for women", por lo que todas las señales te abocan a lo mismo. ¿Cuántos hombres se han parado en la sección "rosa" a ver si por casualidad alguno de los productos azul que iban a adquirir resultaba más caro?

    Responder a este mensaje

  • Pipo 18 de marzo de 2016
    09:51

    Veo una enorme falta de lectura comprensiva. El tema no es pagar más por comprar la de color rosa, es que a la "rosa" la rodean de publicidad "pseudoengañosa" y dirigida exclusivamente a mujeres "más delicada, más suave, especial para tus zonas sensibles..." y todo este marketing se traduce en un mayor precio cuando realmente el producto es el mismo, sea azul o rosa.

    Responder a este mensaje

  • Tu nombre 19 de marzo de 2016
    01:07

    Buena Vista, la que tiene que graduarse las gafas eres tu,ya que es la misma marca y el mismo número de maquinillas,pero las maquinillas de uno y otro paquete son diferentes,por tanto el precio no tiene porque ser el mismo. P.D: en Alain Aflelou hacen muy buenos descuentos.

    Responder a este mensaje

  • Tu nombre 19 de marzo de 2016
    02:26

    Es decir, según vosotros, al final la culpa es de las mujeres que, pudiendo escoger, compran el producto más caro. Un aplauso.

    Responder a este mensaje

  • Tu nombre 19 de marzo de 2016
    18:48

    No,la culpa es de quien no se fija bien en las imágenes o no quiere hacerlo y huye con un par de fotos por los pasillos del supermercado al grito de "machismooo".

    Responder a este mensaje

  • El machista 25 de marzo de 2016
    21:48

    "las mujeres poseen el poder del consumo sin embargo no son quienes fabrican los productos ni quienes los venden."
    Por donde empezar, estás diciendo que por consumir más tendríais que hacerlo y vender lo vosotras?....
    Te hablo objetivamente ahora, el proceso de fabricación de esas maquinillas requieren un estudio previo y un diseño y su fabricación claro está, éstas concretamente se elaboran por moldeo ya que es la forma más fácil y barata de conseguir esas formas tan "complejas"... Luego me tome el tiempo de investigar sobre esas maquinillas y observe que ese producto PINK TAX tiene un compuesto elástico en la "cabeza" para que su uso sea más suave, eso implica un coste extra.
    Ahora te doy un dato, ATENTA... el 87% de los estudiantes de ingeniería mecánica son de sexo masculino (chicos), digo ingeniería mecánica porque son los que estudian y se preparan durante años para ser capaces de diseñar y fabricar.
    Con todo ésto que acabo de escribir te hago una pregunta... ¿Realmente crees que por consumir más que los chicos os da el derecho de fabricar lo que consumis?

    Responder a este mensaje

  • Tu nombre 19 de julio de 2016
    09:21

    La cuestión es que se os está animando a consumir un producto de usar y tirar, tanto a ellos como a ellas. ¿Dónde están las maquinillas reutilizables? Pues eso.

    Responder a este mensaje

Añadir otro comentario