Categories

 

Portada > Economías > Finanzas > Pagos digitales para la reactivación económica...


El Circuito de Crédito Comercial

7 de julio de 2016

Pagos digitales para la reactivación económica de España

Un Circuito de Crédito Comercial (C3) es una cámara de compensación de títulos de deuda comercial de las Comunidades Autónomas con sus proveedores. Esta innovación financiera mitiga el problema de la morosidad de los Gobiernos Autonómicos. Otorga crédito comercial (factoring) a sus proveedores, inyecta liquidez en el sector PYME y estimula la demanda interna.


Pagos digitales para la reactivación económica de España
Simon Nowak  

Circuito de Crédito Comercial

El Sistema Regional de Pagos Digitales es un mecanismo de financiación de los proveedores de los Gobiernos Autonómicos, similar a un factoring (anticipo de facturas). El problema que trata es el de la morosidad de las administraciones públicas con sus proveedores, de más de seis meses de retraso real en algunas Comunidades Autónomas. Esto genera escasez de liquidez y tensiones de tesorería en estos proveedores del sector público, especialmente importante en el sector PYME que tiene las peores posibilidades de recurso al crédito bancario. Esta morosidad pública y privada fue la causa de mortalidad de muchas PYMEs durante la crisis, sector clave en la generación de empleo.

La siguiente propuesta de sistemas de pagos regionales digitales puede ser implementada en el corto plazo a través del Instituto de Crédito Oficial o de equivalentes autonómicos. Por ejemplo, el Instituto Andaluz de Finanzas (IAF) puede crear un Fondo de Titulización de Deuda Autonómica a Proveedores (FTDAP), bajo el amparo legal de la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial, que permite a las entidades de crédito administrar fondos de titulización de activos (en este caso de deuda pública a proveedores).

Sistema de Compensación de Derechos de Cobro

A través de este mecanismo, basado en un sistema de compensación de derechos de cobro, el IAF emite un medio de pago digital, llamado unidades de Crédito Comercial Circulante (C3). Con este mecanismo, los proveedores de la Junta de Andalucía pueden voluntariamente acceder a líneas de descuento (factoring) al 0% TAE en Crédito Comercial Circulante.

Es decir, los proveedores ceden al IAF los derechos de cobro de facturas a la Junta de Andalucía, a cambio de liquidez inmediata en C3. El IAF colaboraría con las asociaciones empresariales para que el máximo número de empresas participen en este sistema de pagos regional, de forma que haya mucha oferta y muy diversificada, y que los saldos C3 puedan gastarse con facilidad en una gran red de empresas en Andalucía.

Las unidades de C3 circulan temporalmente como medio de pago de curso interior entre las empresas voluntariamente adheridas. A medida que la Junta de Andalucía liquida las facturas, las unidades de C3 se convierten a Euros. Esta monetización de la deuda pública a proveedores inyecta liquidez y reduce las tensiones de tesorería tanto de los proveedores de la Junta como del conjunto del tejido productivo andaluz. Aunque cualquier empresa local o extranjera puede participar, la tendencia a utilizarse en pagos entre empresas andaluzas estimula la demanda interna y reactiva la economía regional.

El Fondo de Titulización de Deuda Autonómica a Proveedores (FTDAP) que administra el Instituto Andaluz de Finanzas tiene un valor patrimonial neto nulo (todos los pasivos corresponden a un pasivo y no hay fondos propios). En el Activo del FTDPP están los derechos de cobro de los proveedores de la Junta (facturas pendientes de cobro), y potencialmente también de administraciones locales. En el Pasivo están las unidades de C3 que se emiten a cambio. Es decir, el Crédito Comercial Circulante es un medio de pago convertible a Euros, respaldado por los derechos de cobro de la administración andaluza.

FONDO DE TITULARIZACIÓN DE DEUDA AUTONÓMICA A PROVEEDORES
ACTIVOPASIVO
Derechos de cobro de la Junta de Andalucía (cedidos por sus proveedores a cambio de unidades de Crédito Comercial) Unidades deCrédito Comercial (puesta en circulación a cambio de la cesión de los derechos de cobro de la Junta de Andalucía)


Cada unidad de C3 se emite etiquetado digitalmente con un contador del tiempo que lleva en circulación (indicador de madurez). A medida que la Junta va liquidando las facturas al FTDAP, éste va convirtiendo los saldos C3 a Euros. Es decir, el IAF actúa de intermediario en este fondo de deuda pública a proveedores, liquidando los saldos de C3 ordenadamente, según el método FIFO (es decir, liquidando primero las unidades C3 que llevan más tiempo en circulación).

En principio, se trata de un sistema Government2Business y Business2Business. Pero administraciones y empresas con tensiones de tesorería pueden acordar con los trabajadores pagar parte de las remuneraciones en C3 o, por ejemplo, pactar que los pagos de nóminas atrasadas o que aumentos salariales futuros sean en C3.

En esta modalidad Government2Employee y Business2Employee, los trabajadores deberían aceptar voluntariamente la parte de retribución en C3, legalmente considerado pago en especie y por lo tanto sin implicar cambios en las cargas fiscales. En todo caso, habría un límite recomendado máximo del 10% del salario (máximo legal del 30%).

Idealmente, los ayuntamientos andaluces se comprometerían a participar en este Sistema Regional de Pagos Digitales, aceptando el C3 al menos en el cobro de servicios y tasas municipales. También pueden gastar sus unidades C3 en el pago parcial de retribuciones, de subvenciones y de proveedores. El nivel de gobierno local también tiene un rol importante en la promoción y la difusión, para que el máximo de empresas y comercios participen en este sistema de pagos paralelo al Euro.

Desde el punto de vista de la contabilidad de los proveedores de la administración, mejoran su ratio de liquidez porque transforman un activo exigible (facturas pendientes de cobro) en uno disponible (títulos de crédito C3). Los saldos C3 representan efectos comerciales equiparables a los cheques, y representan promesas de pago (pagarés digitales) de la Junta de Andalucía.

La liquidez C3 está denominada en Euros y se puede transferir entre empresas y particulares por Internet, móviles y tarjetas inteligentes. Aquellas empresas en sectores con tensiones deflacionistas, y/o con difícil acceso al crédito bancario, y/o con capacidad de producción infrautilizada, serían las más interesadas en aceptar pagos a través de este sistema.

Marco Legal

La Ley 3/2004 de Lucha contra la Morosidad en las Operaciones Comerciales no ha tenido todo el éxito esperado, y actualmente en muchos casos el plazo de pago real de las administraciones públicas es bastante mayor al exigido de 30 días. El Circuito de Crédito Comercial es un complemento que facilita financiación al circulante en el sector PYME, que es el que tiene peores condiciones de acceso al crédito bancario y el que más sufre por la morosidad.

El Circuito de Crédito Comercial se ajusta al marco legal existente, y es positivo porque inyecta liquidez a la economía andaluza. Es un mecanismo de emergencia, de carácter temporal, de participación voluntaria por parte del tejido empresarial, y fácilmente desmontable una vez las finanzas de la Junta vuelvan a la normalidad. También facilita la gestión del flujo de caja de la propia Junta de Andalucía, permitiendo planificar mejor los pagos sin perjudicar a los proveedores, con un sistema de crédito comercial contra-cíclico que se activa automáticamente cuando empeora el problema de la morosidad.

Andreu Honzawa