Categories

 

Portada > Alternativas > Comercio Justo > ¿Otro consumo es posible? Tú decides


El comercio justo como alternativa

16 de diciembre de 2016

¿Otro consumo es posible? Tú decides

En el periodo de compras más compulsivo del año, el de la estación navideña, en el que se nos bombardea constantemente con impactos publicitarios, deberíamos poner en duda qué es aquello que compramos. ¿Qué impacto medioambiental tiene? ¿Dónde y cómo está producido? Tras el impacto de la crisis económica que llevamos arrastrando desde 2008, parece que el reclamo más importante a la hora de decidirnos por un producto sea el precio, y nunca mejor dicho, a cualquier precio.


¿Otro consumo es posible? Tú decides

Jürgen Kockai afirma que en un mundo acelerado y dominado por el capitalismo, en el que se ha generado una dependencia del crecimiento constante y de la expansión permanente más allá del statu quo alcanzado, esta dependencia amenaza con la destrucción de los recursos naturales (medio ambiente, clima) y culturales (solidaridad, sentido) y pone en riesgo la erosión social y el abandono del bienestar común. Aquí es cuando aparece la inquietud: ¿dónde se sitúan o deben situarse (por motivos morales o prácticos) las fronteras del mercado y de la comercialización? Existen sólidos argumentos históricos que confirman que deben existir esas fronteras, que el capitalismo no puede invadirlo todo, sino que necesita un punto de apoyo no capitalista en la sociedad, la cultura y el estado. Asimismo, el autor afirma que el capitalismo vive de sus enraizamientos sociales, culturales y políticos, por mucho que, al mismo tiempo, los amenace y desintegre. Y que es capaz de aprender y de transformarse bajo los efectos de las herramientas de la política y la sociedad civil si estas son lo suficientemente fuertes y decididas.

Cada vez más, se habla de economía solidaria, consumo responsable, consumo ético o comercio justo. Pero, ¿hasta qué punto existe una concienciación real en nuestra sociedad? ¿Cuántos consumidores piensan en las consecuencias que tiene el simple acto de comprar un producto? ¿Saben que existen alternativas que promueven vidas dignas de millones de personas y que cuidan del planeta? ¿Qué podemos hacer para colaborar con nuestros gestos cotidianos a un mundo global menos desigual?

Próxima edición OTOÑO 2017
Por El Salmón Contracorriente
El sistema económico dominante se ha convertido en una maquinaria dispuesta a destruir el...   más +
13

 Existe una alternativa responsable y sostenible a nivel global que es la del comercio justo. En nuestra mano está decidir qué y dónde comprar para conseguir un mundo global más justo, menos desigual y responsable con el medio ambiente. Practicar la compra de productos de comercio justo ayuda a reducir la brecha creciente de desigualdad en el mundo. Lamentablemente, en España, estamos muy por debajo del gasto anual medio por habitante en productos de comercio justo de Europa. Según el último informe de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (2015), la media europea se sitúa en 12,43€ anuales por habitante, cuando en España el gasto por habitante en productos de comercio justo es de 0,75€ anuales. Por consiguiente, en nuestro país tenemos una gran oportunidad de desarrollo de este tipo de productos que podemos encontrar en diferentes canales de comercialización.

El comercio justo es definido como una forma alternativa de comercio internacional, promovida por varias organizaciones no gubernamentales entre las que se encuentra Oxfam Intermón, por la Organización de las Naciones Unidas y por los movimientos sociales y políticos, que promueven una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores.

Existen 10 principios internacionales establecidos por la Organización Mundial de Comercio (Wolrd Fair Trade Organization) que deben ser cumplidos por las organizaciones que trabajan y promueven el Comercio Justo:

  1. Creación de oportunidades para productores con desventajas económicas.
  2. Transparencia y responsabilidad- Rendición de Cuentas
  3. Prácticas comerciales justas
  4. Pago de un precio justo
  5. Asegurar ausencia de trabajo infantil y trabajo forzoso
  6. Compromiso con la no discriminación, equidad de género y libertad de asociación
  7. Asegurar buenas condiciones de trabajo
  8. Facilitar el desarrollo de capacidades
  9. Promoción del Comercio Justo
  10. Respeto por el medio ambiente

A modo de resumen, destacaría tres grandes efectos que se derivan del desarrollo del comercio justo de forma global:

  • a) Un mundo más justo: se busca luchar contra la pobreza mediante el comercio.

A través del comercio justo se busca luchar contra la pobreza apoyando a pequeños productores sin oportunidades para que puedan ser autosuficientes. Se prioriza el bienestar social, cultural, económico y ambiental de los productores para que puedan llevar a cabo una vida digna. Se mantienen relaciones a largo plazo basadas en la solidaridad, la confianza y el respeto mutuo que contribuyen a la promoción y el crecimiento del comercio justo. Además, muchas de las organizaciones y/o cooperativas que trabajan en el sistema de comercio justo actúan como actores clave tanto a nivel social como económico en las regiones. Un ejemplo de esto sería el uso de la prima de comercio justo para proveer servicios médicos o asistencia técnica. Además, alguno de estos servicios, sobre todo los relacionados con la salud y la educación, no son solo para sus asociados sino también para el resto de la comunidad.

  • b) Un mundo más ético: se busca respetar los derechos humanos.

El comercio justo promueve el respeto de los derechos humanos. Existen multitud de casos de explotación infantil en el mundo, a pesar de la existencia de la Convención de los Derechos del Niño (1989), instrumento jurídico que más ratificaciones ha obtenido en la historia de la humanidad. Su artículo 32 de dicha convención insta a los Estados Miembros a reconocer el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social. Al ser un instrumento no vinculante, la Comisión de los Derechos del Niño puede denunciar dichas prácticas pero son los Estados los que deben tomar la responsabilidad de realizar los cambios legislativos pertinentes. El comercio justo asegura la no explotación infantil y de la misma forma promueve los derechos humanos, la equidad de género, la no discriminación y el empoderamiento económico de la mujer.

  • c) Un mundo más sostenible: se busca respetar y cuidar nuestro planeta.

El comercio justo contribuye al cuidado del planeta. Las organizaciones y productores de artículos de este tipo de comercio maximizan el uso de materias primas de fuentes gestionadas de forma sostenible para asegurar el cuidado del medio ambiente. Utilizan tecnologías de producción que buscan reducir el consumo de energía y priorizan el uso de energías renovables que reduzcan al mínimo las emisiones de gases de efecto invernadero. De la misma forma tratan de minimizar el impacto de sus residuos sobre el medio ambiente. Destacaría como ejemplo de producción de materias primas de forma sostenible el del algodón orgánico, que es cultivado en tierras certificadas libres de sustancias tóxicas y de todo tipo de pesticidas e insecticidas. El cultivo de algodón convencional, extensamente usado en la industria textil, a diferencia del orgánico, usa cerca del 25 % de los insecticidas fabricados en el mundo y más del 10 % de los pesticidas.

El comercio justo puede ser definido como una versión humanista del comercio libre, siendo favorable a la libertad de comercio en iguales condiciones, buscando evitar la discriminación y el proteccionismo, además de evitar la explotación de los trabajadores.

Como consumidores, pagaremos el precio justo por un producto, además de contribuir a una mejora de la vida de miles de personas y colaborar en la preservación del planeta. Igualmente, contribuiremos a compensar los efectos negativos de la obsesión consumista por el precio más barato, sin otra consideración, y alguna de sus consecuencias:

  • Progresivo deterioro de la calidad y durabilidad de los productos.
  • Explotación de los productores (talleres de trabajo esclavo o sweatshops) y fijación de precios no sostenibles para el productor.

El sistema de comercio justo se define también como una iniciativa para crear canales comerciales innovadores, dentro de los cuales la relación entre las partes se orienta al logro del desarrollo sostenible de la oferta. Además, se orienta hacia el desarrollo integral, con sostenibilidad económica, social y ambiental, respetando la idiosincrasia de los pueblos, sus culturas, sus tradiciones y los derechos humanos.

Más que por las entidades oficiales o estatales, el comercio justo es impulsado y practicado por millones de personas solidarias en diferentes partes del mundo. En España, existen tiendas de comercio justo, que cumplen un rol decisivo, y que en su mayoría son gestionadas a través de voluntarios, en las que en sus horas libres apoyan la venta de productos de alimentación, de prendas textiles, de cosmética u objetos para el hogar.

A pesar de que todavía hoy no podemos encontrar la alternativa en comercio justo de muchos productos, podemos contribuir con éste adquiriendo los artículos para los que sí existe. En esta época pre-navideña, más que nunca, tu compra puede ser decisiva para aportar un poco más de justicia, ética, solidaridad y sostenibilidad al mundo.

María Matarrodona    Oxfam Intermon

Comentar

2 Mensajes
  • Felipe 19 de diciembre de 2016
    12:24

    .
    Cuando cobre un salario justo, iré a comprar en ésas tiendas,... donde va una minoría que se lo puede permitir.
    Lo mismo digo de los productos ecológicos, que para la mayor parte de las personas es un lujo inalcanzable, por lo que terminan enfermándose. Los concienzados con sueldazos, qué sanos están.

    Responder a este mensaje

  • Anónimo 19 de diciembre de 2016
    12:57

    Lo que no me parece coherente es que el sistema de comercialización de este tipo de productos de sostenga sobre una base voluntaria. No se trata de quitar mano de obra mal remunerada (grandes superficies comerciales) y sustituirla por mano de obra no remunerada. Deberían ser capaces de encajar todas las piezas del engranaje.

    Responder a este mensaje

Añadir otro comentario