Categories

 

Portada > Economías > Educación > No es mi orgullo


Gaypitalismo

14 de junio de 2016

No es mi orgullo

Necesitamos que el orgullo gay deje de estar controlado por intereses capitalistas que no distinguen entre personas y beneficio económico. Necesitamos un movimiento (personalmente la palabra colectivo no me gusta demasiado) LGTBIQ anticapitalista, integrado en el resto de luchas sociales que se aleje del consumismo capitalista.


No es mi orgullo
James Hill (CC)  

Junio es el mes por excelencia de las celebraciones del llamado Orgullo Gay (por cierto, nombre bastante anticuado, ya que obvia a los transexuales, bisexuales, intersexuales y personas queer). No voy a relatar, porque es de sobra conocido, en qué consisten la mayoría de las celebraciones. Me interesa más el por qué ciertos políticos, cuya lucha contra todo lo homosexual es vox populi, de repente se interesan y apoyan las celebraciones. La razón es muy simple: el beneficio económico que reporta para cada ciudad que lo celebra, especialmente Madrid (algunos ejemplos: La Vanguardia, El Confidencial, El País, Televisión Española). Viendo estos reportajes uno llega a una clara conclusión, el orgullo gay es un evento recaudatorio, nada más que eso. En palabras de Shanghay Lily, es gaypitalismo.

También asistimos a cómo algunas marcas comerciales integran en su publicidad a parejas homosexuales o familias homoparentales. Un claro caso de socialwashing (o lavado de cara frente a la sociedad). Muchas de esas marcas explotan a personas, incluidos niños y niñas en países menos desarrollados y cuyo comportamiento a nivel ambiental es muy dudoso. Pero todos estos impactos negativos quedan tapados por el velo del “respeto a la diversidad sexual”. Se trata, en definitiva, de explotar el filón del supuesto respeto a la condición sexual de las personas para obtener un mayor nivel de beneficios.

En todos estos cambios subyace, desde mi punto de vista, un cambio desde una actitud homófoba por parte de ciertos sectores ideológicos, institucionales y empresariales hacia una actitud clasista. No se te criticará si te casas por ser gay, se te criticará si te casas haciendo una ceremonia sobria (no digo austera, porque como tal y como decía el expresidente de Uruguay José Múgica, en Europa hemos prostituido la palabra austeridad) o simplemente si no te casas. Es decir, se te critica por alejarte del capitalismo. Así, el capitalismo ha introducido de lleno sus garras en el mundo LGTBIQ. Sí, ahora ya es posible casarse, ya puedes formar tu familia capitalista (comprar una casa, un coche, irte de vacaciones…) como cualquier otra familia “tradicional”. Ya se está en el Sistema. Llegados a este punto uno puede entender la escasez de reivindicaciones en las manifestaciones (me niego a usar el nombre de “desfile”) del orgullo gay.

Entonces, ¿qué reivindicaciones puede tener una marcha del orgullo gay? Desde mi humilde punto de vista se me ocurren varias:

  • Condena a todas las agresiones a personas por su condición sexual y visibilización del problema. Crecen las agresiones, pero no las denuncias.
  • Proponer normativas, cambios en el sistema educativo con el fin de eliminar la creciente tendencia a las agresiones al colectivo LGTBIQ. Este país es mucho más que Madrid y Barcelona, y en ciudades pequeñas y pueblos a día de hoy sigue siendo muy complicado llevar una vida medianamente normal.
  • Luchar contra los estereotipos que pretenden encasillar a las personas (el estigma del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, una determinada estética y forma de vivir, etc).
  • Visibilizar los grupos LGTBIQ menos conocidos, como es el caso de las personas intersexuales (aquí un documental bastante interesante)
  • Poner de manifiesto que el Estado Español lleva a cabo negocios con países que vulneran los derechos humanos en este tema. Proponer que el Estado no pueda realizar negocios con ninguno de estos países hasta que se comprometan a respetar los derechos humanos.
  • Apoyo expreso a todos los represaliados, torturados y asesinados por su condición sexual en todos aquellos países que vulneran sus derechos. Ejercer la máxima presión para que estas normativas de represión sean eliminadas y hacer presión también sobre el Estado para que acepte las peticiones de asilo de personas que tienen que dejar sus países de origen por su condición sexual (recomiendo el documental sobre Uganda del Periodista Jon Sistiaga y el sorprendente documental sobre la transexualidad en Irán).
  • Apoyo a otros colectivos desfavorecidos en sus luchas. Apoyo al feminismo, ecologismo, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, inmigrantes, emigrantes, personas con diversidad funcional, contra el racismo, afectados por la Ley Mordaza, etc.

Es impresentable que asistamos día tras día a declaraciones claramente homófobas y que incitan al ataque a las personas LGTBIQ por parte de algunos colectivos, como la Iglesia Católica atacando normalmente al mismo tiempo a mujeres o inmigrantes. ¿Dónde están estas reivindicaciones en las marchas del orgullo gay? ¿Por qué no convertimos ese día en una gran manifestación en favor de la diversidad de todo tipo (cultural, étnica, religiosa, sexual…)? Porque una persona no solo está definida por su condición sexual, sino que es un conglomerado de otras características que definen su personalidad. La condición sexual es solo una de esas muchas pequeñas fichas que nos construyen como persona. Propongo un nuevo orgullo, el orgullo de ser diverso y de poder convivir en armonía cada uno con nuestras propias diversidades.

Y, por otra parte, necesitamos que el orgullo gay deje de estar controlado por intereses capitalistas que no distinguen entre personas y beneficio económico. Necesitamos un movimiento (personalmente la palabra colectivo no me gusta demasiado) LGTBIQ anticapitalista, integrado en el resto de luchas sociales que se aleje del consumismo capitalista.

Un desfile con un lema genérico convertido además en una celebración puramente consumista y carente de cualquier fondo social no es el orgullo que a mí me representa. Y sí, digo ME representa porque el que escribe es gay. Este orgullo capitalista (o gaypitalista) no me representa.

Afortunadamente, durante los últimos años se han creado iniciativas en favor de movilizaciones LGTBIQ de carácter alternativo alejadas del capitalismo. Solo espero que los nuevos ayuntamientos “del cambio” también traten de cambiar este aspecto, aunque me resulta demasiado difícil, pues el poder del dinero es casi siempre el más fuerte.

Y como final, lo reivindicativo nunca ha estado reñido con lo musical (es más, en muchas ocasiones no es posible entender revoluciones sin la música que las acompañaba), dejo un enlace a un artículo de eldiario.es a una lista de canciones “alternativas” para celebrar el orgullo gay.

Comentario del autor:
Este artículo fue escrito y enviado antes del tiroteo en el local gay de Orlando en Estados Unidos. Creí oportuno añadir estas líneas finales. En primer lugar para honrar a todos los muertos en un atentado contra personas LGTBIQ; en segundo lugar para denunciar la doble moral que veremos en estos días. Mientras escribo estas líneas finales veo cómo en las redes sociales comienzan a proliferar las banderas arcoíris y las “muestras de solidaridad” con las personas LGTBIQ por parte de instituciones que les niegan derechos (ej. donación de sangre, adopción…). También por parte de la Iglesia Católica (y su tan santificado pontífice), cuyos sacerdotes predican y alientan el odio y la discriminación hacia las personas LGTBIQ día tras día. Esto nos demuestra que hay muchos más motivos para salir a la calle para luchar y reivindicar que motivos para celebrar.

José Luis Vicente Vicente  

Comentar

4 Mensajes
  • Cris 18 de junio de 2016
    13:41

    Dejar de utilizar lo de "Orgullo Gay" me parece igual de primordial que lo que dices en tu artículo.
    De hecho, incluso más prioritario, ya que es una forma de incluir a más personas que sí que no se sienten representadas por un Orgullo Hay.

    Responder a este mensaje

    • José Luis (autor) 19 de junio de 2016
      20:00

      Estoy totalmente de acuerdo contigo. Por eso el artículo propone hacer hincapié en la diversidad, en que cada uno tenemos características diferenciales en nuestras personalidades. Celebrar el orgullo de ser diversos.

      Saludos.

      Responder a este mensaje

  • Miquel Angel 24 de junio de 2016
    09:44

    Hola brexit
    Des de hace decadas en Barcelona seguimos celebrando una mani alternativa y reivindicativa, inclusió des de movimentos anarquistas y anticapitalistes estamos pensando en hacer una mani alternativa a la alternativa, perquè nos parece "demasiado oficial".
    El 2 de Julio, 18:30h, Pl. Universitat, bisexualitat, plurisexualitat y a favor del derecho de asilo a persones LGBTI por motivo de discriminacions, por ejemplo en Síria y Turkia.
    Petons!! (Besos)

    Responder a este mensaje

    • José Luis (autor) 28 de junio de 2016
      23:26

      Genial idea, Miguel Ángel.

      Me parece estupendo que haya iniciativas así. En Madrid parece que hace años empezaron pero ahora con el nuevo Gobierno de la ciudad el mismo "orgullo" ahora ya no es capitalista parece ser. Yo no vivo en Madrid, pero es lo que me cuentan.

      Mi twitter es @DivulgaGreen para hacerme saber cómo trasncurre todo y qué tenéis pensado hacer. Me parece una gran idea. Mucho ánimo, y no desistáis nunca.

      Un abrazo.

      Responder a este mensaje

Añadir otro comentario