Categories


Portada > Blogs > La Real Academia del Salmón (La RAS) > Las siete frases de Trump que atufan a rancio (...)



 
 
 
 
La Real Academia del Salmón (La RAS)

Real Academia de El Salmón

19 de noviembre de 2016
Mariola Olcina / Genoveva López 

Las siete frases de Trump que atufan a rancio heteropatriarcal capitalista

The Donald alardea de su conciencia de clase y no se corta en poner en el centro valores como la coidica, la insolidaridad y el individualismo.


El nuevo presidente de Estados Unidos es un magnate inmobiliario al que expulsaron de la escuela por mal comportamiento. Apuntando maneras desde chiquitín, ha construido casinos financiados con bonos basura, se ha arruinado varias veces y ha resurgido de sus cenizas. Hoy es la persona más poderosa del mundo y éstas son algunas de sus frases. ¡Que no cunda el capitalismo!

“La cosa es que nunca se es demasiado codicioso”

Los mantras del capitalismo como el interés personal o la codicia encuentran en Trump su máximo exponente. Nunca es suficiente. Ni suficientemente megalómano, ni suficientemente rico, ni se está suficientemente bronceado. El lucro por encima de todo ha caracterizado la campaña de este personaje teatral, en la que la importancia del medio ambiente, el respeto a las condiciones laborales o el derecho a la sanidad pública han brillado por su ausencia.

“Nueva York es una ciudad helada y no para de nevar. ¡Necesitamos calentamiento global!”

Trump niega la existencia del cambio climático y promueve su peculiar análisis diciendo que el calentamiento global es un engaño crea­do por los chinos para hacer que el sector manufacturero estadounidense pierda competitividad. Además de pasarse por el forro de su peluquín los diagnósticos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre la escasez de petróleo y materiales, el único pico que alcanza a ver Trump es el del Patito Donald.

“La cosa más bella de mí mismo es que soy muy rico”

Y aunque sea rico, nos da un poco de asquete comérnoslo. Como buen habitante de ese 1% que nos gobierna –éste, con legitimidad popular–, The Donald alardea de su conciencia de clase y no se corta en poner en el centro valores como la codicia, la insolidaridad y el individualismo. Desde aquí le decimos: “¡Tienes la cartera llena, pero vacío el corazón!”. Al pobre Trump nunca le han hablado del decrecimiento ni le han dicho: “Lo pequeño es hermoso”; eso le habría quitado unos cuantos complejos y ahora sería permacultor en una finca de Minnesota.


Teresa Fernández

“México nos envía a gente que tiene muchos problemas; que trae drogas, crimen; que son violadores”

Como no podía ser de otra manera, a Trump nunca le han desmontado los mitos de la inmigración. Ni siquiera su familia materna, inmigrantes provenientes de Escocia y Alemania. Además de violar toda solidaridad entre culturas, Trump se pasa por el muro las contribuciones de la mano de obra barata y obligada a migrar que tanto ha servido para aumentar su adorado PIB.

“Un embarazo es una cosa maravillosa para la mujer y para el marido, pero un inconveniente para una empresa”

Lo que quiere decir Trump aquí es que las personas son mera fuerza de trabajo, y las mujeres, objetos. En la empresa privada, los cuidados no cotizan. Para Trump, el empresario emerge todos los días en su puesto de trabajo como un champiñón porque él mismo se plancha la camisa. El sector empresarial recalcitrante que promueve el nuevo presidente de EE UU no reconoce el derecho de los hombres a ser padres; y él tiene cinco churumbeles. De las mujeres tan sólo dice: “Cuando eres una estrella, puedes hacer con ellas lo que quieras”. Parece que ecofeminista tampoco es.

“Crearé zonas francas e incentivos para atraer a las empresas y para que a la gente le guste lo que hace y gane dinero”

Nulas garantías salariales, prohibición de los sindicatos, jornadas laborales interminables, despidos improcedentes… éstas son algunas de las características comunes a las zonas francas (zonas con concesiones especiales para las empresas en materia de aranceles y aduanas, impuestos e infraestructuras). Ésta es la solución de Trump para reducir las tensiones raciales. Probablemente la bombilla que se le iluminó en la cabeza fue lo que le dejó ese bronceado quisquilla.

“Seré tan bueno en lo militar que la cabeza os dará vueltas”

Trump ha repetido en varias ocasiones que incrementará el tamaño del Ejército y el Cuerpo de la Marina, construirá nuevos barcos militares, añadirá jets al arsenal de la fuerza aérea y modernizará el arsenal nuclear. Trump ha defendido que es necesario eliminar los límites presupuestarios que controlan el gasto militar, y se ha calculado que sus promesas podrían suponer un extra de al menos 55.000 millones de dólares en defensa. ¿No sería mejor invertir ese dinero en gasto social, políticas de integración o de equidad? ¡Bah! ¿Para qué? Aun con los incentivos a la industria militar, el magnate fue nominado al Premio Nobel de la Paz en febrero de este año. El mundo al revés.

Mariola Olcina / Genoveva López   El Salmón Contracorriente

Comentar