Categories

 

Portada > Economías > Trabajo > La pobreza laboral afecta a una de cada cinco...


2,8 millones de trabajadores pobres en España

4 de abril de 2015

La pobreza laboral afecta a una de cada cinco personas asalariadas

La población en riesgo de exclusión social a pesar de contar con un contrato de trabajo se sitúa en números alarmantes en España y en 2013 afectaba al 20% de la población trabajadora. La desigualdad entre los salarios más altos y más bajos continúa su ascenso y la nómina media de las personas con mejor salario representa 11 veces la remuneración que percibe el grupo de personas asalariadas con menores ingresos.


La pobreza laboral afecta a una de cada cinco personas asalariadas
Fábrica de Solvay en Torrelavega. dlmanrg (CC)  

España cuenta con más de 2,8 millones de trabajadores que, pese a tener un empleo remunerado, permanecen por debajo del umbral de la pobreza. Así se desprende del último estudio sobre pobreza y desigualdad realizado por el Gabinete Económico Confederal de CCOO.

Esta preocupante cifra pertenece a 2013, última fecha con datos actualizados por el INE y la última Encuesta de Población Activa, cuando la media anual de personas asalariadas fue de 14.143.600.(la cifra de la última EPA en el pasado mes de diciembre cifra esta cantidad en 17.569.100 personas) y se corresponde a los dos deciles con salarios más bajos, por lo que la cifra exacta de trabajadores pobres se situaría en 2.828.520.

Entre las razones para entender estas cifras el estudio afirma que "las causas están los contratos a tiempo parcial y de muy corta duración y los bajos salarios, una apuesta de las elites económico-financieras de salir de la crisis con un modelo productivo basado en la devaluación competitiva de los salarios y la reducción de derechos laborales".

Al dividir a la población en deciles se procede de la siguiente forma: se ordenan todos los asalariados según la cuantía del salario mensual percibido y se dividen después en 10 grupos iguales, es decir, con el 10% de los trabajadores en cada grupo. En la distribución por deciles se divide ese total de la población asalariada en diez tramos con el mismo número de personas en cada uno de ellos. Por lo tanto, cada decil de 2013 estaba formado por 1.414.260 personas asalariadas.

Dentro de este primer decil, las mujeres son las que más sufren los salarios más bajos, y llegan a representar el 75% de las personas trabajadoras del primer decil. Llama también la atención que estar en posesión de un contrato indefinido no es garantía de una mejor situación laboral, porque el 51% de los trabajadores y trabajadoras del primer decil contaban con uno, por un 49% que tenía un contrato temporal.

La pérdida de poder adquisitivo solo afecta a los pobres

Desde el año 2010 todos los tramos de trabajadores han sufrido devaluación salarial. Aunque su efecto es considerablemente más elevado en los grupos de personas con salarios más bajos. La pérdida de los que menos ganan multiplica por seis veces la de
los que más ganan y han visto perder uno de cada cuatro euros de su salario real. El grupo 3, que reunía a mileuristas, han visto como se reducía su poder adquisitivo en un 12,4%, porcentaje que va disminuyendo según avanza el decil, hasta situarse en el 4% de pérdida de poder adquisitivo sufrido por las nóminas más cuantiosas.

Por lo tanto, el 30% de los trabajadores y trabajadoras que ya tenían en 2010 los ingresos más bajos han visto reducidos sus salarios, pero sobre todo su
poder adquisitivo, mientras que la mitad de la población con mejor salario solo veía caer sus ingresos reales un 5,74 de media.

Pobreza laboral y desigualdad salarial van de la mano

La desigualdad salarial entre ricos y pobres continúa creciendo. El salario de los que menos cobran sigue cayendo hasta situarse en 414 euros, mientras que el nivel más alto sigue creciendo hasta llegar a 4.575: la proporción es ahora de 11 a 1, por el 7 a 1 de los inicios de la recesión.

España se sitúa junto con Estados Unidos a la cabeza de desigualdad entre los grupos con ingresos más elevados y los que obtienen menos ingresos, tal y como lo recogió la OIT en su último Informe Mundial sobre Salarios 2014/2015 Mientras que en cuando a desigualdad dentro de la clase encabeza también la lista, pero esta vez junto a Irlanda.

En cuanto al tipo de trabajo, las personas que trabajan como empleadas en los hogares, en la hostelería,en el comercio y en los servicios auxiliares a empresas conforman el 62% del colectivo que tienen el nivel salarial más bajo. Esta concentración salarial está a su vez influenciada por tres factores: más contratación temporal, mayor presencia de las mujeres y representan servicios de menor valor añadido.

Más conclusiones del estudio

  • Trabajar con jornada parcial es el factor determinante para estar en el grupo de los salarios más bajos. El 92% de las personas que conforman el primer decil trabajan como asalariadas a tiempo parcial y solo el 8 % trabaja a jornada completa.
  • Hay el triple de mujeres que hombres en el tramo de los salarios más bajos. El 75% de las personas del tramo salarial más bajo son mujeres frente al 25% de hombres: la ratio es de 3 a 1 en contra de las mujeres.
  • Aunque los jóvenes se llevan la peor parte, hay personas de todas las edades en la escala inferior de los salarios. El 14% de las personas del primer decil tienen menos de 24 años, mientras que estas solo son el 5% del total de los asalariados; hay que mencionar que también 1 de cada 10 mayores de 55 años está en el tramo salarial.
  • Los bajos salarios no son exclusividad de los contratos temporales. El 51% de las personas asalariadas del grupo con menores salarios tiene un contrato indefinido y el 49% de carácter temporal: la mitad de las personas con bajos ingresos tienen una relación laboral estable.
  • Las personas que se incorporan al mercado laboral o son nuevos en la empresa cobran menos, pero los bajos salarios afectan también a la gente con antigüedad. El 52% de los que componen el primer decil llevan menos de 2 años en su puesto de trabajo, pero el 27% lleva más de cinco años.
  • Los servicios de bajo valor añadido concentran los bajos salarios. Las personas que trabajan como empleadas en los hogares, en la hostelería, en el comercio y en los servicios auxiliares a empresas (limpieza, vigilancia, etc) son el 62% del colectivo que tienen el nivel salarial más bajo.
  • Los salarios más bajos están casi todos en el sector privado. El 96% de las personas que conforman el conjunto con menores ingresos trabajan en el sector privado,mientras que el 4% es un una empleada pública.

El Salmón Contracorriente  

Comentar