Categories

 

Portada > Economías > Economía Social y Solidaria > La pobreza en España, lejos del objetivo para...


Seguimiento del riesgo de pobreza y exclusión social

18 de marzo de 2015

La pobreza en España, lejos del objetivo para 2020

En el informe realizado por EAPN España se recoge una visión general de los cambios registrados en el número de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social entre los años 2009 y 2013 basándose en el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusion), que tiene en cuenta tres variables: la renta, las posibilidades de consumo y el empleo.


La pobreza en España, lejos del objetivo para 2020

EAPN España (European AntiPoverty Network) ha publicado su informe sobre el estado de la pobreza en España, un estudio que mide el grado de cumplimiento del objetivo de inclusión social recogido en la Estrategia 2020 de la Unión Europea. Su objetivo, reducir en 20 millones el número de personas que viven debajo del umbral de la pobreza, está lejos de cumplirse. De hecho, en casos como el de España, la pobreza ha aumentado. El país se comprometió a reducir esta cifra entre 1.400.000 y 1.500.00 personas, aunque transcurridos 4 años del acuerdo, ha aumentado en 1.320.216 personas.

La tasa AROPE

El indicador combina tres elementos. El primero es la tasa de pobreza, que en su conjunto alcanza al 20,4% de la población del país. Se consideran en riesgo de pobreza las personas que viven en hogares cuya renta es inferior al 60% de la media nacional, que en 2013 se encuentra en 13.523 euros. Así, aquellas personas con una renta inferior a 8.1142,2 euros son consideradas pobres.

El segundo elemento que integra la tasa AROPE es la población con privación material severa. En este apartado se comprenden las personas que habitan hogares que no pueden permitirse cuatro de los nueve gastos contenidos en esta lista, considerados de nivel básico: pagar la hipoteca, alquiler o letras; mantener una temperatura adecuada en la vivienda en invierno, vacaciones de, al menos, una semana al año; una comida de carne o pescado cada dos días, capacidad para afrontar gastos imprevistos, poseer teléfono, televisión en color, lavadora o coche.

La población con baja intensidad de trabajo por hogar la integran las personas de 0 a 59 años que viven en hogares con una intensidad de empleo inferior al 0,2%. Esta intensidad se calcula teniendo en cuenta la relación entre el número de meses trabajados por todos los miembros del hogar y el número total de meses que podrían trabajar. Así, en un hogar con dos adultos donde sólo trabaje una persona a jornada completa, la intensidad de trabajo será del 0.5%. Si trabaja los dos será del 1%.

Evolución estatal de la pobreza y la exclusión

Según el informe de EAPN, en el año 2013 existían en nuestro país 12.866.431 personas en riesgo de pobreza y/o exclusión, un 27,3% según el índice AROPE. Desde el año 2009, esta cantidad ha aumentado en 2,6 puntos.

A partir de 2010 se reduce el crecimiento de la pobreza y en 2013 apenas aumenta debido, según la organización, a que la tasa de pobreza se mantiene constante, aunque crecen los hogares con baja intensidad de empleo. Esta cierta estabilidad del indicador relacionado con el no crecimiento de la tasa de pobreza se debe una reducción generalizada de los ingresos entre la población y a la vuelta a sus países de origen de un importante número de inmigrantes, un grupo que engrosaba las estadísticas de la población más empobrecida.

Pobreza por sexo y edad

Mujeres Hombres


El gráfico muestra la evolución del indicador AROPE en función del sexo. En 2009 comienza el crecimiento de la pobreza, más acusado en los hombres. A partir de 2011, la tasa entre las mujeres comienza a descender, causado, estiman en EAPN, por el grupo de mayores de 65 años, formado en su mayoría por mujeres, que mantienen cierto nivel de vida gracias a las pensiones y la bajada del umbral de la pobreza causado por el empobrecimiento general de la población.

La tasa más elevada de pobreza por edad, en 2013, se encuentra en las personas entre 16 y 29 años (33%). El índice AROPE es mayor a medida que el segmento de población es más joven.

PNG - 45 KB
Fuente: EAPN


La evolución de la tasa de pobreza

Se desprende del informe que los años de crecimiento económico no redujeron las tasas de pobreza, que se mantuvieron en el 19.5-20%. La llegada de la crisis acrecentó el empobrecimiento.

Evolución estatal de la pobreza

Por edades, la evolución de la tasa de pobreza ha sido muy desigual. Los menores de 16 años, aunque han reducido 2,2 puntos, siguen situándose a 6 sobre el la tasa del conjunto de la población. En las tasas de pobreza infantil, es importante recordar que se contabiliza a los menores que residen en hogares pobres, porque se tiene en cuenta la capacidad familiar. Que algunas tasas de pobreza infantil sean más elevadas que en adultos se debe a la existencia de hogares monoparentales.

El grupo de edad comprendido entre los 30 y los 44 años se encuentra casi en la media de pobreza de la población, con una tasa de 20.7%. Peor resulta la evolución de quienes están entre los 16 y los 29 años, casi cuatro puntos porcentuales por encima. La población comprendida entre los 45 y los 64 años cuenta con una tasa del 19%, un punto y medio menos que la media.

PNG - 44.6 KB
Fuente: EAPN


Para la población desempleada, entre 2004 y 2012 las tasas de pobreza son muy altas. Sin embargo, desde el inicio de la crisis, la tasa de pobreza crece también entre las personas con trabajo, aunque de una manera más leve que en el caso de la población sin empleo, que llega a alcanzar una tasa del 40% en 2012. En 2013, la cifra se reduce para todos los grupos excepto para los jubilados, que se mantiene estable.

PNG - 56.9 KB
Fuente: EAPN


Es destacable asimismo que un 11,7% de los trabajadores en 2013 se encontraban en situación de pobreza, lo que está relacionado con el tipo de jornada laboral. En el caso de los contratados a tiempo parcial, la tasa de pobreza en 2013 es del 16,1%.

PNG - 176.8 KB
Fuente: EAPN


El Salmón Contracorriente  

Comentar