Categories


Portada > Blogs > El Blog del Noble Gallo Beneventano > La gaviota se come la rosa ante el harakiri del (...)



 
 
 
 
El Blog del Noble Gallo Beneventano

Investidura de Don Mariano

30 de octubre de 2016
Javier Cortines 

La gaviota se come la rosa ante el harakiri del PSOE

La abstención socialista permitirá al inquilino de la Moncloa disfrutar a lo lindo las próximas Navidades y volver a bailar a toda pastilla uno de sus himnos favoritos: “Mi Gran Noche” de Raphael. Ahora que se acerca el “annus terribilis” para la formación felipista, ¿Sabrá aprovechar Podemos la oportunidad histórica que se le brinda o seguirá practicando el tanteo ideológico?


La gaviota se come la rosa ante el harakiri del PSOE
PP Cantabria (CC)  

El gran Mariano Rajoy alcanzó una sonada victoria al conseguir, con la ayuda de Felipe González, la abstención de 68 diputados del PSOE en la votación parlamentaria del sábado, con lo que el líder del PP se reengancha como presidente haciendo piragüismo entre los mayores escándalos de corrupción de las últimas décadas.

Una vez allanado el terreno por el bulldog (FG), PRISA y El País, el Comité Federal del PSOE decidió el domingo, 23 de octubre, el “mal menor” (por 139 votos a favor y 96 en contra), lo que permitirá al inquilino de la Moncloa disfrutar a lo lindo las próximas Navidades y volver a bailar a toda pastilla uno de sus himnos favoritos: “Mi Gran Noche” de Raphael.

Dijeron ‘no’ a la investidura mariana quince diputados socialistas que rechazaron indultar a Rajoy por razones de conciencia o compromiso ideológico con la militancia. Al frente de ese grupo estuvieron los siete parlamentarios del PSC, liderado por Miquel Iceta, y destacados miembros del PSOE como Susana Sumelzo y Odón Elorza, así como la jueza (independiente) Margarita Robles. El ex secretario general Pedro Sánchez optó por entregar el acta de diputado para preparar su “comeback”.

El triunfo de Rajoy es el resultado de permanecer en la adversidad, firme como un legionario; patear varios kilómetros al día para mantenerse fuerte como un novillo y conseguir la vacuna –posiblemente de galenos orientales – de la inmunidad ante “la lacra de la corrupción”, pócima mágica que ya se describía en El Libro de Medicina del Emperador Amarillo.

Uno de sus mayores aciertos, por mucho que quiera denostarle la izquierda, ha sido desmarcarse del 666 español, José María Aznar, quien no hace mucho tiempo amenazó con regresar a la “bios polítikós” si veía síntomas de que su España iba a la deriva, se descomponía y se despegaba de las ubres de la cabra estadounidense.

¿Sabrá aprovechar Podemos la oportunidad histórica que se le brinda?


Y no sólo eso, Don Mariano logró que todos sus delfines, caballos, yeguas y torres, cerraran filas en torno a él y dieran un paso adelante, como un solo hombre, para seguir derrotando a sus oponentes, lo que ha logrado, y con creces, cual Borís Spaski del ajedrez, a pesar de que una multitud se manifestaba desde la plaza de Neptuno a Sol coreando el lema: “Ante el golpe de la mafia, democracia”.

En el otro lado del tablero, un perdido y longevo PSOE, con muletas, esclerosis y luengas barbas blancas, no logró quitarse de encima la sombra, el peso y la losa de Felipe González, cuya influencia está siendo tan nefasta para la actualización ideológica de su formación, como vergonzoso su transformismo político.

El PSOE ha vendido, al igual que Esaú, su primogenitura por un plato de lentejas. Ahora el próximo hueso que tendrá que roer “la formación socialista” ¡y este sí que es duro! es “aprobar o rechazar” los presupuestos generales que presentará próximamente en el parlamento el gran Mariano.

Los empujados y empujadas por F.G. deberán decidir, por lo tanto, si dirigen la proa de la nave socialista contra Escila o Caribdis. Después de haber dado una gran zancada en falso: “el sometimiento al PP”, ya no les queda otra alternativa. Volver la cabeza hacia atrás solo les convertiría en una estatua de sal.

Rajoy “dixit” que, si los socialistas no aprueban los presupuestos, disolverá las cortes el próximo mes de mayo (plazo mínimo exigido por la ley) y se convocarán unas terceras elecciones. Si eso ocurre, el PSOE, que ahora luce una descolorida tanga, podría quedarse en pelota viva. Vivimos acontecimientos históricos que traerán algo nuevo que todavía no tiene nombre.

De todas formas, el PSOE debería esforzarse por salvar a los suyos, ya que el fin de toda asociación política no es otro, según Rouseaux, que “el mantenimiento y el bienestar de sus miembros”. Ahora que se acerca el “annus terribilis” para la formación felipista, ¿Sabrá aprovechar Podemos la oportunidad histórica que se le brinda o seguirá practicando el tanteo ideológico?

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para pedir a los humanos que rechacen las ideas de segunda mano, pues hace falta frescura en tiempos de noche oscura, pues “una cosa es pensar y otra cosa, repetir lo que piensan los demás”.

Javier Cortines   Nilo Homérico

Comentar