Categories

 

Portada > Economías > La distopía del euro


Presentación del libro La Distopía del Euro

7 de mayo de 2016

La distopía del euro

El profesor australiano William Mitchell está presentando estos días en España la traducción de su libro "La distopía del euro. Pensamiento gregario y negación de la realidad". El libro examina críticamente las opciones que las naciones del euro zona tienen para hacer frente a la crisis social y económica.


La distopía del euro
(CC) Jordi Cueto-Felgueroso  

Analiza estas opciones en el marco de una comprensión histórica del camino seguido para crear la Unión Económica y Monetaria (UEM). Esta experiencia histórica pone de relieve las dificultades que tienen, unas naciones con muy diferentes estructuras económicas y una falta de solidaridad cultural, cuando tratan de fijar los tipos de cambio y adoptar una moneda común.

Su punto de partida es que el proceso político ha sido capturado por las élites que tienen el poder y la riqueza, que se aprovechan de la falta de comprensión adecuada de la economía para imponer políticas que socavan la prosperidad y la redistribución de la renta y la riqueza a favor la minoría más rica.

La imposición de la austeridad

Las élites políticas de la zona euro afirman que no hay otra alternativa (TINA) para imponer más austeridad mediante la reducción de los déficits fiscales y la aplicación de recortes generalizados en los sistemas de bienestar social. Los principales partidos políticos de la mayoría de las naciones, estén en el gobierno o en la oposición, han aceptado, sin duda, el dominio de la ideología neoliberal. Esto implica la homogeneización del debate político y el enmascaramiento de las únicas vías creíbles para la recuperación.

La zona euro está bloqueada en la camisa de fuerza de la austeridad económica, impulsada por una ideología económica que ha institucionalizado el estancamiento económico, los recortes generalizados y el deterioro de las condiciones de trabajo y las pensiones de jubilación. La austeridad es exactamente la respuesta política contraria a la que se requiere. Una recuperación sostenida en la zona del euro requiere un rechazo categórico de la corriente principal de la teoría y la política macroeconómicas y una reorganización de las estructuras institucionales para permitir que los déficits públicos aumenten. La evaluación es que esto sólo será posible si se desmonta la UEM.

El libro rechaza el mantra del TINA. El marco económico neoliberal ciega los ojos del sector público a alternativas realistas mediante el confinamiento de los límites del debate público a través del uso de prioridades selectivas, omisiones equivocadas y tergiversaciones escandalosas de la realidad.

Las élites europeas que formulan e implementan las políticas (políticos, burócratas, banqueros centrales, consultores expertos) permanecen atrapadas en el pensamiento gregario neoliberal que creó el euro, que se resiste al cambio, que explican la total indiferencia ante las trayectorias políticas alternativas viables que podrían restablecer el crecimiento. Insistiendo en la unión económica y monetaria en estos términos e imponiendo una austeridad contraproducente a las naciones que sufren la mayor parte de este diseño no funcional, las élites políticas europeas han minado el proyecto europeo a largo plazo.

El pensamiento único de los tecnócratas

Los macro economistas de la corriente dominante (con una fe inquebrantable en la capacidad del mercado autorregulado para obtener resultados óptimos) habían declarado algunos años antes de la crisis, con arrogancia, que "el ciclo económico está muerto". Las recesiones perjudiciales eran algo del pasado y la baja inflación y el crecimiento constante ahora eran la norma. Pero la gran crisis actual ha hecho que sea absolutamente obvio para todos que la economía dominante es un programa de investigación degenerativo con poca validez empírica.

El pensamiento gregario neoliberal, que domina la política económica en Europa, es un caso de negación a gran escala. Elimina el pensamiento alternativo y todo lo que es contrario a los puntos de vista dominantes. Incluso la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del FMI dijo, en 2011, que el FMI no pudo avisar de manera adecuada sobre la inminente crisis porque se "ve obstaculizado por un alto grado de pensamiento gregario" que, entre otras cosas, suprime los "puntos de vista contrarios" y porque tiene una "cultura cerrada que también ha jugado un papel muy importante".

La zona euro está bloqueada en la camisa de fuerza de la austeridad económica

La UEM es un sistema defectuoso. En el libro se consideran en detalle tres opciones principales o alternativas: a) el establecimiento de una verdadera federación política y económica, que las grandes diferencias entre las naciones europeas hacen altamente improbable; b) que el BCE utilizara su capacidad de emisión de moneda para financiar los déficits fiscales de los Estados miembros para que pudieran fomentar el crecimiento y el empleo en sus economías nacionales sin encontrarse con las restricciones que los mercados de bonos privados ejercen en sus gastos, a lo que se opone con contundencia Alemania y la propia Comisión Europea; c) la opción de la salida del euro, que está de acuerdo con las realidades históricas y culturales de Europa, y que puede ser o bien un desmantelamiento ordenado de la moneda y una restauración de la soberanía monetaria individual para cada nación y el restablecimiento de su propio banco central (la mejor opción), o bien una salida unilateral de cada nación.

Una salida ordenada con decisiones políticas que estimulen el crecimiento en lugar de fomentar el estancamiento y el sufrimiento es una vía superior para la mayoría de los ciudadanos europeos, a pesar de los costes que supondrían la recreación de las monedas nacionales.

Si se ha de conseguir una prosperidad sostenible entonces la zona euro debe ser desmontada de una manera ordenada y se deben restaurar las monedas nacionales. Si esto no es posible, entonces la mejor opción para países como Italia, España, Grecia o Portugal es la de salir unilateralmente de la UEM y restaurar su propia soberanía económica y política.

Antoni Soy  

Comentar

3 Mensajes
  • 7 de mayo de 2016
    16:49

    Tener una moneda compartida entre varios paises, en principio, es mas beneficioso que si solo es en el propio (mas variedad y cantidad de bienes/servicios entre lo publico y lo privado dando valor esa moneda y menor riesgo ante desastres de algun tipo que dejen sin bienes/servicios de forma critica a esas poblaciones).

    La distopia en la creacion de dinero, siempre aparece cuando el dinero de curso legal se crea de cualquier otro modo que no sea unicamente en una renta basica universal (es decir, si no se crea repartido entre todas las personas de esas poblaciones a partes iguales, sin deuda, de forma incondicional y de modo que todos tengan de base como minimo lo necesario para vivir bien).

    Responder a este mensaje

  • Ecora 13 de mayo de 2016
    10:07

    De acuerdo en general pero la insistencia en el crecimiento como única alternativa a la austeridad no deja de ser una forma de aceptar el marco teórico convencional.

    Responder a este mensaje

  • Manel Navas 11 de junio de 2016
    13:52

    a) el establecimiento de una verdadera federación política y económica, que las grandes diferencias entre las naciones europeas hacen altamente improbable.

    Que no existe ya?, entonces que hacen cuando se reunen los jefes de estado.

    b) que el BCE utilizara su capacidad de emisión de moneda para financiar los déficits fiscales de los Estados miembros para que pudieran fomentar el crecimiento y el empleo en sus economías nacionales sin encontrarse con las restricciones que los mercados de bonos privados ejercen en sus gastos, a lo que se opone con contundencia Alemania y la propia Comisión Europea

    Pero no es lo que esta haciendo actualmente Mario Draghi?

    c) la opción de la salida del euro, que está de acuerdo con las realidades históricas y culturales de Europa, y que puede ser o bien un desmantelamiento ordenado de la moneda y una restauración de la soberanía monetaria individual para cada nación y el restablecimiento de su propio banco central (la mejor opción), o bien una salida unilateral de cada nación.

    La C!, La C!, La C!. Yo diria que esta anunciando una serie de hechos relevantes que estan pasando la A y la B nos traeran a la C! que será el siguiente paso.

    Sinceramente unión política! En Europa! venga hombre, Ustedes se imaginan libertad de partidos políticos y un Pablo iglesias o un Rajoy o un Zapatero o un Berlusconi presentandose libremente a unas elecciones Europeas, No digo ganarlas, pero con suficientes escaños para condicionar las politicas del Norte de Europa! . Y que los alemanes acepten? , La C, es el siguiente paso.

    Responder a este mensaje

Añadir otro comentario