Categories

 

Portada > Economías > Economía Social y Solidaria > La basura que hackea el sistema: Una moneda...


Se presenta en Madrid la moneda BioRegional

15 de julio de 2015

La basura que hackea el sistema: Una moneda basada en biorresiduos

El pasado 7 de julio se presentó en Madrid "Economías BioRegionales", una moneda social para dar valor a los biorresiduos y basada en los principios de la economía circular


La basura que hackea el sistema: Una moneda basada en biorresiduos

Una moneda basada en los principios de la economía circular

La economía circular es un término genérico para denominar a aquella economía que utiliza los recursos de manera constante, es decir, donde los recursos circulan a lo largo del proceso económico siendo reutilizados, sin causar desperdicios. Este tipo de economía toma su modelo de acción de los patrones de funcionamiento de la naturaleza, la cual no funciona de un modo lineal (producir-usar-tirar) sino que funciona de modo circular:

JPEG - 63.2 KB
Imagen: innodriven.com  

Imagen: innodriven.com

La economía circular está basada en los siguientes principios:

  • La basura es alimento: en el ciclo circular no hay desperdicios.
  • La diversidad fortalece: los entornos diversos son más resilientes, resisten mejor el cambio y las crisis.
  • La energía debe provenir de recursos renovables.
  • Basada en modelos de pensamiento sistémico: el mundo se organiza en sistemas, no en partes estancas. Cualquier acción que se lleve a cabo tiene consecuencias en un entorno sistémico.

La moneda bioregional que usa la basura

La Asociación de Economías BioRegionales es de ámbito estatal y agrupa a activistas y profesionales de diferentes disciplinas implicados en la innovación social. La asociación, constituida en 2015, tiene por objetivo dinamizar la creación, diseño y orientación de monedas complementarias en territorios de escala local y regional. Pretende impulsar los ciclos virtuosos y fomentar los procesos de transición agroecológica y construcción de soberanía alimentaria, energética, financiera y monetaria que compensen y complementen los retos de desigualdad social e insostenibilidad que plantean los procesos globalizadores, ineficientes ambientalmente e intensivos en capital financiero, y que debilitan los procesos sociales y de desarrollo local.

La Asociación propone una moneda social, alternativa y solidaria en la BioRegión zona centro de la Península Ibérica. Es una moneda basada en BioResiduos que tiene "un alto valor sinérgico que permite ahorrar costes, capitalizar socialmente nuevas eficiencias, especialmente en los ámbitos de los residuos y las energías renovables, y contribuir a corregir comunitariamente las graves ineficiencias económicas y ecológicas de nuestros municipios y comunidades" según su página web.

El modelo que propone la Asociación de Economías BioRegionales se enmarca en la modalidad de monedas respaldadas en euros. Las monedas respaldadas en moneda nacional pretenden tener un modelo de gestión y decisión más amplio (público-privado) y un horizonte de objetivos cuantitativos y cualitativos de mayor extensión, tanto en tipo de actores como en número de ciudadanos.

La moneda BioRegional (MbR) da valor a los BioRresiduos, cuya gestión es clave en los procesos de soberanía alimentaria y biorregionalización. La MbR propone introducir un sistema de manejo agroecológico para los BioResiduos de tal manera que se fomenten los sistemas de economía circular, la producción agroecológica y el consumo local.

El modelo presentado en Madrid comprende distintos elementos creando un círculo económico donde los pasos son los siguientes: en primer lugar, los poderes locales que muestren interés en la gestión de los BioRresiduos comprarían un bono por valor de en torno a 10.000 euros para que la Asociación de Economías BioRegionales gestione la recogida de BioRresiduos en su localidad. Inicialmente, los vecinos concienciados ecológicamente y comprometidos aportarían sus BioResiduos perfectamente separados (tal y como hacemos con el papel y cristal) a determinados puntos de recogida como los huertos urbanos, por ejemplo. Una vez allí los BioResiduos serían recogidos por una empresa de economía social y repartidos a agricultores para su compostaje y uso en producciones ecológicas. Los resultados de esa cosecha, serían vendidos en el comercio local de la BioRegión zona centro de la península.

Lo interesante del modelo es que cuando el Ayuntamiento paga los 10.000 euros a la Asociación, ésta emite el mismo valor en Moneda BioRegional, duplicando de esta manera la masa monetaria. Tanto los euros como las MbR serían repartidos entre los distintos actores que ven de esta manera incentivada su participación en el sistema de economía circular. Las MbR serían aceptadas en los comercios locales para la compra de productos del territorio, de esta manera se incrementaría la riqueza local, se fomentaría lo ecológico y se acortarían las distancias económicas.

Los actores del sistema serían tres por lo tanto: los hogares, los gestores de recogida y los gestores de agrocompostaje. Todos ellos se organizarían en REDES integradas por NODOS.

Red bioLocal. Es una red de recogida integrada por NODOS. Un NODO supone un punto y momento determinado de recogida de los BioRresiduos de estos hogares. Los NODOS están compuestos por unos 20 hogares. Una red está compuesta por 5 o 10 nodos (100 o 200 hogares).

Gestor de recogida (GRE). Es una organización o persona que se compromete a la recogida de una Red para trasladarlo a un gestor agrocompostador.

Gestor agrocompostador (GAR). Es una organización o persona que se compromete a la recepción y agrocompostaje de los BioRresiduos, para aplicación en su “huerta” individual o venta como fertilizante orgánico.

Las Administraciones Locales se consolidan como un actor clave en el proyecto de MbR y de fomento de una economía circular, más eficiente social y ecológicamente. Para emitir moneda sobre el valor de ahorro de prevención de vertido y generación de otro circuito son necesarias dos premisas fundamentales: la disposición por parte de las Administraciones Locales de participar en un proyecto de prevención en la recogida de BioResiduos mediante un mecanismo de agrocompostaje comunitario, y la realización de una campaña de información a los ciudadanos para organizar nodos y compromisos de separación y recogida selectiva de los bioResiduos.

Franco Llobera, de la Asociación Economías BioRegionales, afirma que los BioResiduos representan uno de los sectores que más ha incrementado en emisiones de gases de efecto invernadero. "En España el modelo de gestión de residuos es especialmente perverso e ineficiente económicamente, y especialmente contaminante". Por ejemplo, en Austria, el 60% de la capacidad de tratamiento y recirculación de la materia orgánica se hace mediante agrocompostaje, y supone unos costes de unos 50 €/tonelada mientras que en España, los costes que asumimos están en torno a los 150 y 300 €/tonelada.

Asimismo, la Asociación se plantea que las políticas de remoción de carbono, "deben evolucionar desde los modelos lineales (carbono fijado en biomasa arbórea) a los sistémicos BioRegionales de base agroalimentaria. España gasta cerca de 110 Millones de euros al año en compra de derechos de emisión. Si hiciéramos como Australia que ha convencido al panel intergubernamental de que el suelo es el mayor sumidero de carbono, los agricultores podrían recibir cerca de 1000 € año por hectárea para fertilizar con materia orgánica".

En estos días, la Asociación de Economías BioRegionales está dando a conocer el modelo y realizando distintos talleres para que el público y Administraciones se familiaricen con la nueva Moneda BioRegional.

Para conocer las fechas de sus próximos talleres y presentaciones pinchar en este enlace.

Genoveva López Morales  

Comentar

2 Mensajes
Añadir otro comentario