Categories

 

Portada > Alternativas > Consumo Colaborativo > Haciendo números para comer ecológico


Grupos de consumo

16 de agosto de 2016

Haciendo números para comer ecológico

La gestión logística de los pagos a proveedores es uno de los elementos centrales de los grupos de consumo autogestionados.


Haciendo números para comer ecológico

“No me jodáis las formulitas del Excel, por favor, que me he tirado una hora rehaciéndolas“. Este podría ser el punto álgido de un correo en uno de los muchos grupos de consumo autogestionados que han proliferado en los últimos años. Y es que una hoja de Excel (Microsoft) o, en el mejor de los casos, una de Calc (LibreOffice) ha terminado siendo uno de los instrumentos más reconocibles de los grupos de consumo, ese grupo de personas que se organiza para comprar directamente a productores y productoras en base a ciertos criterios ecológicos y sociales.

Félix, del Grupo de Consumo Alcorque, en Las Rozas, habla de estos grupos como la evolución organizada del “ya que vas, tráeme” o del “ya que pides, pídeme para mí también”, pero ahora el creciente número de personas involucradas hace que la logística ocupe un lugar más importante. De hecho, como en toda compra colectiva autogestionada, la logística del transporte de los productos y los pagos a los productores puede terminar siendo una auténtica pesadilla cuando se suman a otras tareas imprescindibles para el mantenimiento del propio grupo.

Aplicaciones

La Cooperativa 2decológico gestiona varios grupos de consumo en el madrileño barrio de Malasaña, y ya no se imaginan hacerlo con las clásicas hojas de cálculo. Usan una aplicación informática diseñada para ello donde cada persona o familia tiene su propia clave y realiza el pedido a través de internet. La propia aplicación ofrece luego, el día del reparto de los productos, un listado organizado de lo que cada uno debe pagar: “Ese día es muy fácil saber qué ha pedido cada unidad, el global a recibir y pagar de cada productor, y nos olvidamos del lío de imprimir unas hojas de cálculo diabólicas donde nunca cuadraban las filas o columnas en el papel y lo convertía en un infierno”, explica Tomás Fuentes, uno de los gestores de la cooperativa.

Proyectos como La ecomarca gestionan redes cada vez mayores
Por Mariano González
El actual modelo alimentario se caracteriza por representar todos los elementos perniciosos propios del capitalismo, primando la especulación frente el derecho a la alimentación. En este escenario adverso, sin embargo, van apareciendo los grupos de consumo autogestionado como alternativa que prima la producción rural agroecológica y los canales cortos de distribución. Sin embargo, algunos proyectos se plantean un siguiente...   más +
1

La aplicación que utilizan se llama Karakolas y la crearon Pablo y Clara hace cuatro años, cuando participaban en uno de los grupos de consumo más longevos de Madrid: La Karakoleka. El nombre del grupo y de la aplicación delatan su conexión con el espacio que ocupa el grupo desde hace ya más de una década, El Centro Social Feminista La Eskalera Karakola. Esta aplicación la utilizan hoy unos 50 grupos de consumo, que se ven las caras una vez al año en la Asamblea de Delegadas de cada grupo y hacen cuentas: “El precio por usar la aplicación en el servidor colectivo es libre, pero no gratis”, recuerda el grupo gestor de Karakolas, puesto que hay gastos que cubrir, como el alquiler del servidor donde se aloja la aplicación.

Al igual que la Cooperativa 2decológico, La Ecomarca también utiliza la aplicación Karakolas, e invirtió hace dos años algo de dinero para mejorarla. Gestionan 39 productores y unos 711 productos, así que andaban buscando algo así desde hace tiempo. Las necesidades de este tipo de proyectos son, sin embargo, diferentes a las del pequeño grupo de consumo, y Tomás, de la Cooperativa 2decológico, formula un deseo: un “karakolas” para la gestión de grandes pedidos, el stock en almacén, la caja con las ventas... es decir, “una aplicación informática para la distribución minorista de productos de la economía social y solidaria”, dice.

Comunicación

De hecho, que diferentes grupos de consumo autogestionados utilicen la misma aplicación en un mismo servidor les ofrece una perspectiva diferente de la propia cooperación entre grupos. “Karakolas puede facilitar una mejor comunicación entre personas productoras y consumidoras. Ayu­dar a derribar los muros imaginarios que, demasiadas veces y desgraciadamente, existen entre unos proyectos y otros”, explica Armando Ojanguren, de La Karakoleka, que también termina mirando al futuro: “Podría tener una potencialidad enorme como nexo de unión del que partiera un proyecto más amplio y ambicioso, social y económicamente hablando. Difícil, pero apasionante camino”, dice. Quién lo diría de la logística, la gestión colectiva, hacer números. Otro inesperado terreno donde la transformación agroecológica lucha cada día.

Isidro Jiménez  

Comentar