Categories

 

Portada > Economías > Industria armamentística > Gasto militar 2016: todo atado y bien...


Los presupuestos del Estado ocultan 18.702’09 millones de euros

30 de agosto de 2015

Gasto militar 2016: todo atado y bien atado

El estudio de los presupuestos generales del Estado presentado recientemente por el Gobierno, cuya votación exprés se prevé para octubre, arroja sorpresas en lo que se refiere al constante, ingente y oculto gasto militar español


Gasto militar 2016: todo atado y bien atado
Contando Estrelas cc  

Una primera característica de nuestro gasto militar es que el mismo se encuentra disperso en su gran mayoría fuera del presupuesto del Ministerio de Defensa, en partidas de todos los demás ministerios, a excepción del de Justicia, y en otros capítulos de gasto, como las clases pasivas, la Casa Real y otros organismos autónomos.

Conviene por ello hacer una primera clarificación, diferenciando el presupuesto de defensa, una pequeña magnitud, del efectivo gasto militar, una magnitud que este año supone un + 421,53% por encima del presupuesto asignado al Ministerio de Defensa (siguiendo el criterio de gasto militar que utiliza la OTAN). Conviene hacer esta distinción porque, cuando los políticos del Ministerio de Defensa y sus publicaciones hablan de gasto militar, nos ofrecen la cifra de gasto del Ministerio de Defensa (pero obvian las restantes) con la clara intención de posicionar el mensaje de que gastamos poco en defensa (según ellos un porcentaje del PIB que nos sitúa junto a Luxemburgo) y la reclamación de mayor gasto militar.

Pero sucede que, a la luz del proyecto de Rajoy, nuestro gasto militar, no es de 5.787,87 millones de euros, cantidad por otra parte nada desdeñable, sino otra muy superior que pasamos a desglosar:

CONCEPTO

CANTIDAD (en millones de €)

MINISTERIO DE DEFENSA 5.787,87
CLASES PASIVAS MILITARES 3.477,37
ORGANISMOS AUTÓNOMOS MILITARES 1.735,42
CASA DEL REY 0,84
MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA-CNI 240,97
MINISTERIO DE INTERIOR-GUARDIA CIVIL 2.658,30
MINISTERIO DE EXTERIORES 201,33
MINISTERIO DE FOMENTO 0,32
MINISTERIO DE INDUSTRIA 500,42
MINISTERIO DE EMPLEO 0,5
MINISTERIO DE AGRICULTURA 52,17
MINISTERIO DE HACIENDA 39,49
MINISTERIO DE SANIDAD 0,3
MINISTERIO DE ECONOMÍA 104,01
MINISTERIO DE EDUCACIÓN 0,02
CENTROS UNIVERSITARIOS DE LA DEFENSA 14,06

A la cifra que arroja este cuadro, 14.813,06 millones de euros, íntegramente sacada del propio proyecto de presupuestos generales del estado para 2016, hay que aplicarle otras magnitudes más, pues ocurre que

1) El Estado contrae además vía deuda y de forma “extrapresupuestaria”, una serie de compromisos de pago anuales para financiar los “Programas Especiales de Armamentos” que han generado hasta la fecha una deuda de más de 30.000 millones de euros, así como otros para financiar las “operaciones militares en el exterior” que se presupuestan de forma deliberadamente baja en los presupuestos anuales y se amplían todos los años, todo ello acudiendo a mecanismos de emisión de deuda (la que hemos llamado deuda “extraordinaria” porque los presupuestos no la contemplan y se contrae, a pesar de estar recurrida la fórmula ante el Tribunal Constitucional por su abierta ilegalidad, mediante decretaos ley anuales).

2.- Junto a ello, el Gobierno, con una asombrosa falta de previsión (en realidad muy intencionada), liquida al final de cada ejercicio y desde hace más de una década una cantidad muy superior de gasto del Ministerio de Defensa de la que presupuesta previamente, lo que nos obliga a ponderar el porcentaje medio de sobre-gasto que se realiza a lo largo del año.

3- Junto con ello, el propio sentido deficitario de los presupuestos generales españoles, que mantiene menos ingresos que gastos, contempla la emisión de deuda para poder financiar todos los gastos previstos. Parte de esta deuda debe imputarse al gasto militar en proporción al peso de éste en el conjunto del presupuesto, lo que nos permite calcular una deuda militar ordinaria.

4.- Se debe calcular a su vez la cantidad imputada a pago de intereses de todas las deudas anteriores.

Por tanto, a los presupuestarios 14.804,37 millones de euros de gasto militar hay que sumar para 2016:

CONCEPTOIMPORTE
DEUDA MILITAR ORDINARIA 6.024,03
DEUDA EXTRAORDINARIA:Compromiso de pago de PEAS 2016Cálculo operaciones en el exteriorSobre-coste liquidación anual Defensa 3.557,061.606,50648,991.301,57
INTERESES DE LA DEUDA 95,81

Todo ello arroja una cifra final de gasto militar descomunal: 24.489,96 millones de euros, cantidad que hemos calculado como “prudente” (es decir, poniendo cuantía cero a partidas que se muestran opacas y sabemos, no obstante, que aplican gasto militar) para este año en el estudio sobre gasto militar que venimos realizando, año tras año, y que próximamente estará a disposición de la gente para su valoración y análisis.

Una segunda característica, vistas las cifras anteriores, del gasto militar español 2016 es que es absolutamente opaco. Se ocultan 18.702’09 millones de € y sólo se publicitan 5.787,87. Es decir, se publicita el 30’94 % y se oculta el 69’06 %. Esta opacidad responde a un interés deliberado, y que se ha mantenido con la aquiescencia de todos durante todas las legislaturas de la democracia del 78, de ocultar la verdadera dimensión del militarismo patrio y su descomunal peso sobre nuestras vidas y sobre las propias prioridades políticas.

Una tercera característica, mas destacable este año, es que este gasto militar además se basa en compromisos con el militarismo (léase operaciones militares en el exterior, entramado OTAN, adquisición de armamentos sofisticados y que son de carácter ofensivo, ejército desmesurado y desproporcionado con un mando por cada 1,5 soldados, potenciación de la industria militar y la venta de armas, prebendas militares, etc.) a largo plazo y pretendidamente imposibles de romper. El gasto militar diseñado este año, además, está pensado para condicionar la política de quien gane las elecciones hacia el refuerzo del militarismo, con el compromiso de pago a la industria militar de al menos 1.606,5 millones de euros que habrán de salir de emisión de deuda y no se contemplan en los presupuestos; con la subvención a la industria militar de más de 500 millones de euros y la concesión de créditos multimillonarios “ a interés cero”; con el refuerzo de políticas de control de fronteras militarizadas y la inversión en nuevos programas de armas innecesarias para la idea de defensa (pero evidentemente necesarias para la política militarizada OTAN y el intervencionismo militar en el exterior) como son los drones de nueva generación, los aviones A-400M, y otros, o con la aplicación de una doctrina militar agresiva que sitúa la intervención militar y de nuestra inteligencia militar en una supuesta frontera “avanzada” en Centroáfrica.

Los presupuestos del Estado comprometen el gasto militar del próximo año


Una cuarta característica de estos presupuestos es que consumen mucho más del 2% del PIB, cifra mítica a la que los militares aspiran en Defensa, lo que nos sitúan en cabeza y no a la cola del gasto militar en Europa. Una característica esta que compartimos con otros países del Sur que han tenido que financiar su esfuerzo militarista asumiendo un grave peso de deuda militar.

Una quinta característica de nuestro gasto militar es el evidente agravio comparativo que supone comparar el gasto social y las necesidades sociales con la prioridad otorgada al gasto militar. No resiste la crítica por más que asombre la falta de crítica al respecto de nuestros “lideres sociales y políticos” más mediáticos, tal vez más preocupados en florituras de otro signo.

Una sexta característica de nuestro gasto militar es su apabullante desconocimiento, paralelo a la apabullante irresponsabilidad social de unos partidos políticos complacientes ante estos hechos y tantas veces cómplices siniestros del mismo. Por sorprendente que parezca, nadie, hasta la fecha, ha presentado una propuesta alternativa de gasto militar que sea mínimamente coherente, políticamente potable y técnicamente creíble. Todo se deja a la libre autonomía de la voracidad militar.

Llegue quien llegue tendrá que atender a estos reclamos, pues el presupuesto se ha elaborado para dejar todo, como dijo aquel general de infausto recuerdo, atado y bien atado.

Es por eso imprescindible que alguna voz saque del sopor a la sociedad respecto a este capítulo de gasto que nos empobrece por un lado y nos envilece por el otro, al sumarnos al coro de los halcones que campan por el mundo imponiendo un orden de dominación y violencia que en nada beneficia al conjunto del planeta.

Utopía Contagiosa    Utopía Contagiosa