Categories

 

Portada > Alternativas > Agro-Cultura > Garantizando la alimentación sostenible


Certificación social y participativa de productos agroecológicos

30 de mayo de 2015

Garantizando la alimentación sostenible

El Grupo de trabajo de Certificación Social Participativa es una iniciativa integrada en el Mercado Social de Madrid, que está creando un Sistema Participado de Garantía (SPG) para el sector agroecológico. De esta forma, las propias personas que consumen y producen certifican los proyectos productivos, como alternativa al sello ecológico oficial.


Garantizando la alimentación sostenible

La justificación de este trabajo radica en que el sello oficial solo valora criterios ambientales y no tiene en cuenta muchos otros que consideramos importantes, como son los aspectos sociales, económicos o laborales. Además, la certificación oficial se trata de un proceso realizado por una tercera parte, siendo una empresa externa y ajena a la producción y el consumo, la que otorga dicho certificado.

La certificación social aboga por la lógica y coherente participación de consumidores y productoras en el proceso de certificación ecológica, algo que no es nuevo, sino una vuelta a los orígenes de la producción ecológica, cuando no había reglamentación al respecto. Tras el nacimiento de la agricultura ecológica en la década de los 60, ya se detectó la necesidad de realizar un control sobre los procesos productivos, por lo que se desarrolló un sistema de certificación basado en la confianza y el control social.

Sin embargo, debido a las regulaciones surgidas al respecto en muchos países en los últimos 20 años, este papel ha sido asumido por empresas certificadoras externas. Así, hemos quedado totalmente desconectados y, los productores y productoras, sujetos al cumplimiento de una serie de requisitos técnicos y burocráticos, impuestos desde estamentos superiores, en muchas ocasiones inaccesibles, demasiado extensos, incompletos o incluso equivocados, según las condiciones locales de cada proyecto.

Para retomar el contacto con la tierra, el conocimiento mutuo, la confianza, el saber tradicional o la participación de todos y todas en los procesos que nos alimentan, las personas que participan en el Grupo de CSP trabajan para la creación y puesta en marcha de un Sistema Participado de Garantía para el entorno de Madrid y su biorregión.

Desde que iniciaron esta aventura en abril de 2014, se han ido realizando con periodicidad mensual reuniones en las que participan agentes de diferentes ámbitos del sector agroecológico, como producción, consumo, venta o distribución.

En rasgos generales, hasta el momento se ha avanzado en los siguientes aspectos:

- Diagnóstico de la situación de partida.
- Identificación de los principios de funcionamiento.
- Objetivos generales de la herramienta.
- Necesidades y recursos para su elaboración e implementación.
- Protocolo de funcionamiento.
- Definición de criterios laborales, socioeconómicos y ambientales, este último, para cada uno de los sectores productivos.

Con la participación de todos y todas como característica fundamental de esta herramienta, son los principios de horizontalidad, coherencia y transparencia, entre otros, los que guían el proyecto. Así, el proceso de certificación ecológica debería ser un acercamiento, una mejora de la comunicación y un proceso pedagógico y adaptado a las condiciones particulares de cada región o proyecto productivo, todo ello a través de herramientas como los cuestionarios de bienvenida, las visitas a las fincas o la comunicación directa con los productores y productoras.

Eva Ortega Laina    Grupo de trabajo CSP | EnClave Medio Ambiente

Comentar