Categories

 

Portada > Economías > Economía Social y Solidaria > Espacio Vecinal Arganzuela: Un proyecto de...


EVA presenta su proyecto para el antiguo mercado de Legazpi

15 de marzo de 2015

Espacio Vecinal Arganzuela: Un proyecto de cohesión social

El Espacio Vecinal Araganzuela (EVA) presentó este sábado en El Matadero de Madrid su proyecto para el antiguo mercado de frutas y verduras de Legazpi, para el caso de que logren que el ayuntamiento de Madrid ceda el espacio para convertirlo en un centro público con fines culturales y sociales autogestionado por la asociación vecinal.


Espacio Vecinal Arganzuela: Un proyecto de cohesión social

Un taller de fotografía para jóvenes, teatro para mayores de 60 años, un taller de reciclaje de muebles o organizar comidas para el favorecer el intercambio cultural a través de la cocina son sólo algunas de las actividades que componen el proyecto de EVA para el antiguo mercado de Legazpi, abandonado desde hace 8 años. Iniciativas de un barrio con la intención de crear un empoderamiento vecinal y redes solidarias que den la cohesión y los servicios que Arganzuela necesita y que el ayuntamiento no facilita ni ofrece. Un proyecto que parece beneficioso, productivo e incluso una necesidad para Arganzuela para cualquier persona que se acerque a conocerlo, pero no para el ayuntamiento de Madrid.

En noviembre del pasado año EVA presentó un proyecto para convertir este espacio abandonado y en desuso en un espacio autogestionado que sirviera de punto de cohesión en un barrio como Arganzuela, uno de los más multiculturales de Madrid y con mayores necesidades básicas. Tras meses de silencio ante la propuesta presentada, el pasado febrero el ayuntamiento de Madrid denegó el uso del espacio a la asociación vecinal sin dar más explicación. Tan sólo unos días más tarde se publicó en el BOCM la intención de construir un nuevo centro comercial en el antiguo mercado, “otro centro comercial estilo gourmet con spa, etc. enfocado al turista con dinero, justo lo contrario de lo que el barrio necesita” nos explica Santiago López, componente de la asamblea EVA, “otra muestra más de que los intereses del ayuntamiento no son los de los vecinos” añadió.

EVA ha presentado varios recursos para paralizar el proyecto del centro comercial ya no sólo por sus exigencias y las necesidades del barrio sino por la inviabilidad de varios de los factores del proyecto que presenta el ayuntamiento, “quieren construir un parking de 4 pisos subterráneos cuando la cuenca del río Manzanares es zona arqueológica, sería un desastre sin sentido” apunta Santiago.

Paralelamente se está realizando una campaña en busca de apoyos para la asociación vecinal a la que ya se han adherido varias asociaciones de padres y madres de los colegios cercanos, diversos colectivos y la Federación de regional de asociaciones vecinales de Madrid (FRAVM) con la intención de presionar al ayuntamiento a que ofrezca una solución a un barrio que exige y necesita un espacio como ese, sobretodo después de que muchos de esos colectivos e iniciativas fueran desalojados del antiguo centro social autogestionado La Traba, derruido tras ser desalojado el pasado verano.

En la jornada de este sábado en El Matadero hubo talleres y actividades para los más pequeños, se presentaron todas las iniciativas y actividades que se pretenden realizar en el EVA y se realizaron otras actividades, como una mesa redonda sobre urbanismo o una conversación con otros espacios vecinales autogestionados, con el fin de crear un movimiento más solido y acercar el proyecto al vecindario.

El Salmón Contracorriente  

Comentar