Categories

 

Portada > Alternativas > Agro-Cultura > (Des)vestir alimentos para conocer su...


El viaje infinito de nuestros alimentos

16 de marzo de 2017

(Des)vestir alimentos para conocer su trazabilidad

En España se calcula que los productos «kilométricos», aquellos que recorren largas distancias, pueden superar los 3.000 kilómetros. Más allá de la distancia, indicadores sociales, funcionales, emocionales, saludables... son obviados para la perpetuación de un modelo de consumo insostenible.


(Des)vestir alimentos para conocer su trazabilidad
Jordi Plana Pey  

En España se calcula que los productos «kilométricos», aquellos que recorren largas distancias, pueden superar los 3.000 kilómetros. Conocer de dónde vienen los alimentos que ingerimos no debería ser una tarea ardua. Los diferentes procesos y personas que interactúan con los distintos alimentos, hasta que llegan a nuestros mercados y casas, les otorgan diferentes vestidos que —en ocasiones— son invisibles a los ojos de la persona consumidora. La distancia que estos alimentos han de recorrer hasta llegar a nuestras mesas es solo un indicador más que incide en el dibujo de su ‘vestido final’, aparentemente uniforme para todos ellos.

Productos tan comunes como garbanzos (de México), embutidos (de Francia), manzanas (de Uruguay), verduras (de Bélgica o Marruecos)... se convierten en ejemplos del impacto ambiental que está causando actualmente el sistema agroalimentario predominante. Más allá de la distancia, indicadores sociales, funcionales, emocionales, saludables... son obviados para la perpetuación de un modelo de consumo que delega a un segundo o tercer lugar cuestiones como la justicia social, los transgénicos o el derroche alimentario.

(des)vestiendo alimentos es un proyecto que reta a consumidores, empresas y Gobiernos a repensar la cadena de suministro para vestir alimentos; para que la nueva indumentaria desvista aquellos aspectos ambientales, saludables, funcionales, pero también emocionales o relacionados con la manipulación de los alimentos, no visibles en su apariencia habitual. Abierto a artivistas, investigadores, educadores y a todas las personas interesadas en la trazabilidad de los alimentos en general, la iniciativa explora nuevas vías de sensibilización, concienciación e inspiración sobre las ventajas que un consumo responsable, basado en circuitos cortos de comercialización y en la soberanía alimentaria, puede generar en el ámbito socioeconómico local.

Desde su lanzamiento en otoño de 2016, (des)vestiendo alimentos ha desarrollado 9spebrots, Food waste (ap)pear, FusióTeca y Pomà. Son acciones que abordan la construcción de un pensamiento crítico en relación con el consumo de alimentos a través de la fusión de elementos artísticos y pedagógicos, que tienen la voluntad de empoderar a las personas en la toma decisiones e incidir en el poder transformador que el simple hecho de consumir implica. Sin olvidar la repercusión económica, social y ambiental que todo ello conlleva.

9spebrots

Es la primera de las acciones desarrolladas por (des)vestiendo alimentos. Una invitación a reflexionar sobre el impacto ambiental que el consumo de productos alimentarios genera, a través de un ejercicio de experimentación con 9 pimientos diferentes. Con la colaboración del fotógrafo Jordi Plana Pey y la inspiración en el entorno de Konvent de Cal Rosal, 9spebrots evidencia el recorrido que hace un pimiento desde que se produce hasta que llega a nuestras casas.

Pomà

Pomà es resultado de un juego de palabras:Poma (en catalán, manzana) y Mà (en catalán, mano). Pomà invita a los ciudadanos a reflexionar sobre las personas que participan y colaboran en los procesos de producción, distribución o comercialización de alimentos. En qué condiciones lo hacen. La justicia social de aquello que la ciudadanía consume también es importante.

Food waste (ap)pear

Food waste (ap)pear interviene sobre el tipo de relación vigente entre las personas y los alimentos. Para ello, esta acción juega con la construcción de una nueva realidad, donde los alimentos actúan como recipientes, espacios de acogida, donde la gente se resguarda en su interior. La metáfora invita a reflexionar sobre la importancia de los alimentos como organismos frescos, vivos, versus los productos de desecho y/o el derroche alimentario.

FusióTeca

FusióTeca promueve el derecho a la información sobre aquello que comemos frente a productos modificados genéticamente. Es una invitación a redescubrir las esencias que se esconden detrás de los productos que consumimos.

Las cuatro acciones descritas hasta la fecha por (des)vestiendo alimentos se han plasmado en 4 acciones didácticas, dirigidas a las escuelas, habiéndose impartido hasta el momento, la acción 9spebrots en dos centros de primaria de la ciudad de Barcelona, gracias a la colaboración con la Asociación Desos. Estas acciones didácticas demuestran el afán divulgador de la iniciativa.

El proyecto cuenta, actualmente, con el apoyo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que acoge la investigación original que promueve el desarrollo del proyecto (des)vistiendo alimentos, gracias al Programa de Doctorado de la Sociedad de la Información y el Conocimiento; también, con el apoyo en el desarrollo de la investigación, de la Generalitat de Catalunya; Ideograma, consultora de comunicación estratégica pública y social, acoge el proyecto de investigación a través de un programa de Doctorado Industrial; Quèviure, la primera distribuidora mayorista de consumo responsable que se sumó inicialmente a la propuesta; el Ayuntamiento de Barcelona que ha apoyado el proyecto a través de la organización de un ciclo de charlas (2016), con el fin de dar a conocer la tarea de las cooperativas de consumo agroalimentario en la ciudad; Desos, la Asociación que trabaja por el desarrollo agroecológico y a través de la cual (des)vestiendo alimentos ha podido experimentar el desarrollo de las primeras acciones educativas en las escuelas; y, finalmente, el Kovent de Cal Rosal, centro de arte multidisciplinar que ha acogido e inspirado parte importante de la obra gráfica.

En octubre del 2016 (des)vestiendo alimentos recibió el premio Llaurant Barcelona, iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona, de la Fundación GRAIN y de la Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas, como reconocimiento a su aproximación holística a los circuitos agroecológicos de la ciudad de Barcelona y, también, a la investigación desarrollada por Ricard Espelt durante los dos últimos años, centrada en el consumo autogestionado en la era de la Sociedad Red (UOC); investigación a partir de la cual se desarrolló la iniciativa.

El Salmón Contracorriente    El Salmón Contracorriente

Comentar