Categories

 

Portada > Economías > Economía Social y Solidaria > DEMOS: Renta básica y soberanía monetaria en...


La moneda social de las Palmas de Gran Canaria

25 de febrero de 2016

DEMOS: Renta básica y soberanía monetaria en una moneda social

El acrónimo DEMOS hace referencia a Democracia Económica en MOneda Social y anima a que "demos" más de lo que recibimos para crear redes sociales populares. DEMOS, en griego, significa pueblo.


DEMOS: Renta básica y soberanía monetaria en una moneda social
demos.es  

La idea del DEMOS (đ) surge tras la percepción por parte de la Asamblea del 15 M de La Isleta (Las Palmas de Gran Canaria), de que todas sus propuestas eran reactivas ante los abusos de poder por parte de los políticos y del sistema monetario de curso oficial. Sus acciones iban encaminadas a recuperar parcelas de soberanía, pero no para ejercerla de manera libre y sin ataduras. Se dieron cuenta de que necesitaban empezar a ser personas activas y no reactivas.

Pensaron en crear una moneda social que les permitiera no depender del sistema monetario oficial y crear comunidad. En mayo de 2012 llevaron a la Asamblea la propuesta, se aprobó y en septiembre de 2012 el DEMOS se abrió al público en general. "La actuación del 15M en La Isleta era reactiva, ya que respondíamos en aquella época a las provocaciones de la clase política. Hasta que dijimos basta. Nos paramos a ver qué sociedad queríamos y que acciones podríamos tomar para acercarnos a esa realidad. Ahí surgió Demos. El principio de Demos nos hizo ser realmente conscientes de la gravedad de la crisis", asegura Miguel Ángel Figueroa, uno de sus fundadores,

A partir de entonces, mucha gente en situaciones desesperadas se hicieron visibles y la herramienta ayudó a muchas personas a tener un día a día más agradable. La capacidad para aportar de personas afectadas por la crisis sorprendió hasta a sus fundadores: "Se suponía que no tenían nada y lo daban todo. Lejos de ser conscientes de un drama nos hicimos consciente de la increíble capacidad de la gente para ser útil al que tienen al lado”.

Renta básica y moneda complementaria

El DEMOS (đ) funciona en base al capital social de la red. Es una moneda basada en la confianza, es decir, se genera dinero de la nada porque las personas de la comunidad confían las unas en las otras. Todas asumen que los DEMOS sirven como forma de intercambio y por eso las utilizan. La moneda es además electrónica. La comunidad celebra mercadillos físicos, los MercaDemos, que fomentan que las personas se conozcan. En la actualidad cuentan con đ en Gran Canaria, donde mueven unos 714.573 đ entre 1.228 personas; en Lanzarote, con 13.788 đ entre 101 personas y La Palma con 42.739 đ entre 31 personas. Las rentas básicas están actualmente entre los 56 y los 16 demos al mes, pero se han llegado a mover entre los 132 y los 2.5 demos.

La renta básica se recalcula cada mes en función del número de intercambios que haya realizado la comunidad. Cada vez que se une una persona nueva a la red, los demos existentes se incrementan y cuantos más intercambios hay, más demos existen para repartir. Por el contrario, si alguien se va de la comunidad o si hay menos intercambios que el mes anterior, los demos disminuyen. “La búsqueda de un sistema justo de renta básica es algo que nos apasiona y quién sabe si lo que aprendamos en este experimento podrá ser útil a otras escalas”, comenta Figueroa.

Asimismo, el Demos tiene un impuesto. Cada mes, se retira el 10% de las cuentas de las usuarias de DEMOS. Esto permite por un lado, mantener la renta básica para todo el mundo y por otro, que si las usuarias de la comunidad permanecen constantes, no sea necesario crear dinero nuevo.

Al ser los demos una comunidad cerrada donde el dinero no se puede sacar, tienen la seguridad de que cuando el sistema genera dinero se dirige a la cuenta de un usuario o usuaria. Además, del sistema de renta básica, existen compensaciones y penalizaciones: aquellas personas que han aportado más de lo consumido, reciben renta básica y una compensación. Mientras que los que han consumido más de lo que han aportado, reciben la renta básica menos una penalización. La renta básica, obviamente, siempre es positiva.

El MercaDemos es un mercadillo donde las usuarias de DEMOS se conocen, charlan e intercambian para orgullo de Miguel Ángel y sus fundadores: “Demos hoy día es mucho más de lo que la gente consigue aportar, durante los Mercademos, los objetos quedan de lado y dan paso a relaciones humanas que las personas sean capaces de encontrarse y reconocerse por lo que son capaces de ayudarse las unas a las otras. Es una gran satisfacción”.

DEMOS simpatiza con los principios del decrecimiento y con la Economía del Bien Común. Su software utiliza código abierto. “Huimos de todo paternalismo, quien quiera usar el DEMOS, ahí tiene la herramienta y nuestro apoyo. Este planteamiento ha conseguido que las personas que se organizan para hacer uso de la herramienta la sientan como algo propio y no como algo traído de instituciones o entes superiores”, nos dice el activista canario.

Ayuda mutua y colaboración

El balance del recorrido desde los inicios en los que solamente estaba definida la idea, hasta la actualidad, presenta un saldo positivo para sus fundadores: “Todo lo que ha pasado ha sido un gran regalo y una gran sorpresa no esperábamos nada y hemos recibido mucho, muchas anécdotas, muchas amistades..."

Porque la crítica política aparece desde el planteamiento inicial para demostrar lo que se podía hacer sin recursos sólo con voluntad. "Nuestro principal objetivo era reducir la dependencia al Euro (aunque fuera un poco). Pero pronto nos dimos cuenta de que Demos servía para algo mejor, crear redes de personas bajo un entorno con valores de ayuda mutua y colaboración", afirma satisfecho su fundador.

Las cosas parecen algo mejor ahora, pero la influencia de Demos en ese cambio en la realidad canaria es muy modesta. Aunque las anécdotas de gente a las que les ha servido para sentirse útiles, apoyados o simplemente para decidirse a salir de casa, conocer gente o incluso crear una empresa muestran la grandeza y justifican la alegría de los fundadores de esta moneda social: "Un martillo no es capaz ni de crear ni de destruir nada si no hay una persona que la use, la herramienta que es Demos es lo que es gracias a lo que las personas han hecho de ella”.

Genoveva López Morales    El Salmón Contracorriente

Comentar