Categories

 

Portada > Cultura > Diversión con valores sociales y ambientales


Crece la demanda de ocio sostenible en España

23 de septiembre de 2016

Diversión con valores sociales y ambientales

Según varios informes, cada vez nos preocupa más el valor medioambiental y social de los eventos y festivales a los que asistimos.


Diversión con valores sociales y ambientales
Foto del Tropical Camp en 2015  

El interés por los festivales donde la música es secundaria respecto a la interacción humana y el sentimiento de pertenencia a los valores transmitidos por el evento, están creciendo en nuestro país. Este hecho queda constatado por la Asociación de Festivales Independientes (AIF) que acaba de publicar el siguiente dato: el 58% de los asistentes escogen el festival por el ambiente del recinto, frente al 7% que lo hacen por el cartel del evento.

En un estudio realizado por la la agenda de ecología y bienestar Ecovamos, donde se analizaron las principales ferias y festivales del sector a nivel europeo, se constató que un 3,09% de la población de la comunidad de Madrid y un 2,5% de la población de Cataluña estaban interesados en asistir a eventos de ocio y turismo sostenible. Por otra parte, Cristina Diago, responsable de Comunicación de Biocultura, asegura que el incremento de este sector en nuestro país en los últimos 5 años, “ha sido entre el 8 y el 11% anual".

Y ante la creciente demanda, crecen también los festivales de música sostenibles. En España, se encuentran grandes iniciativas que permiten mostrar ejemplos prácticos de éxito: El Low Cost, el SOStenible 4.8, o el Rototom Sunsplash Festival. Alicia, creadora del blog sobre moda sostenible, Green and Trendy, visitó algunos de ellos y comentaba: “en Rototom este año se ofrecía un euro por cada vaso vacío que se devolviera y utilizaron sombrillas equipadas con paneles solares que servían para recargar los dispositivos electrónicos y dar luz durante la noche”.

Sólo cabe esperar que no quede en un simple greenwashing

Otra de las blogueras que ha colaborado con el estudio es Paula Abascal, creadora de Unusual Hippies. Para ella, el secreto está en ofrecer un valor añadido: “Creo que la gente busca cada vez más viajes y eventos que les aporten algo más que descanso y diversión”. Los tradicionalmente conocidos como “wanderlust” se han convertido en viajeros que integran sus ganas de explorar con una nueva conciencia global que busca festivales más éticos y sostenibles. No buscan viajar lejos al menor coste posible, han descubierto que también pueden tener experiencias muy enriquecedoras en su misma ciudad y están dispuestos a invertir en aquello que les aporta valor añadido a un precio razonable.

Y no es sólo un compromiso de organizadores y asistentes, también forma parte de los planes de desarrollo sostenible de los territorios. En este sentido, Mariana, cofundadora del colectivo ¡Hola eco! opina que el cambio pasa por la complicidad de las administraciones públicas: “Muchos de estos cambios tienen todo el potencial de convertirse en la nueva norma porque suelen estar alineados con iniciativas que avanzan desde lo legislativo”.

Las 5 claves para entender el éxito de los festivales sostenibles

Después de los últimos 2 años de crecimiento exponencial que ha experimentado el sector, estas son las 5 claves esenciales para el éxito de los festivales:

  • Enfocado al ocio responsable con un sentido ético: cada vez son más los festivales responsables con el medio ambiente pero también con el trato justo a sus trabajadores y trabajadoras. Apuestan por proyectos liderados por emprendedores sociales o bien, incluso financian ellos mismos sus propios eventos. Los nuevos "prosumidores" no quieren ser sólo espectadores sino parte activa del proyecto.
  • Prácticas artísticas o de bienestar: meditación, pintura, danza, yoga... no se trata sólo de escuchar música. Cada vez más, los eventos buscan crear una agenda de eventos en la que la música sea un elemento más del festival y en ella, los participantes puedan realizar múltiples actividades relacionadas con el bienestar físico y mental.
  • Selección de Música Independiente (de verdad): Hay muy pocos festivales que se puedan permitir realizar una selección realmente independiente de los artistas pero cada vez más, estas iniciativas son las más valoradas por los festivaleros.
  • Comida sana: ya no es necesario ir al país de origen para probar distintas recetas del mundo. Si el viajero Wanderlust buscaba la variedad de sabores, ahora buscamos, además, productos de comercio justo, de proximidad, sanos, macrobióticos o ecológicos que empiezan a ganar la batalla a la "comida basura". Festivales como el Rototom (Benicàssim) ya destacan por la variedad de su oferta gastronómica internacional contando también con opciones vegetarianas.
  • Exigir que el evento sea realmente sostenible: crecen los eventos sostenibles y las empresas que aportan soluciones innovadoras para que asistentes e incluso las bandas que participan en un evento, sepan que no causan ningún daño al entorno en el que se celebra. Pero como Marta Barberà, del blog "2nd Funniest Thing" advierte: “últimamente está tan de moda que incluso los grandes se están sumando al carro de la ecología. Ahora sólo cabe esperar que no quede en un simple greenwashing”.

El Salmón Contracorriente    El Salmón Contracorriente

Comentar

1 Mensaje
  • Mar Zurita 23 de mayo
    12:50

    El Demandafolk, en la Sierra de la Demanda en Burgos es un gran ejemplo de festival sostenible. Se preocupan por los residuos, bonifican el ahorro de coches y se esfuerzan por dar a conocer la cultura local tradicional con talleres y catas de morcilla, queso y otros. Da gusto disfrutar y contribuir gastando en cosas así.

    Responder a este mensaje

Añadir otro comentario