Categories

 

Portada > Alternativas > Movimientos Sociales > Can Masdeu: paradigma de la okupación agroecológica


5 de abril de 2017

Can Masdeu: paradigma de la okupación agroecológica

Decir Can Masdeu es decir agroecología real, es salir de las aulas y talleres teóricos para enfrentarse a la cruda realidad de tener que producir su propio alimento


Can Masdeu: paradigma de la okupación agroecológica

En una visita reciente que realicé a Barcelona decidí visitar un espacio okupado que me habían recomendado: Can Masdeu, antiguo hospital de leprosos de Barcelona. Está situado a los pies de la Sierra de Collserola y, tal y como ellos mismos dicen, con las raíces en Nou Barris.

No quiero dar demasiados datos históricos y de gestión del espacio, ya que la información más completa la podéis ver en su propia web. El espacio lleva unos 15 años okupado, desde 2001, y actualmente viven 21 adultos y 5 niños. Toda esta información nos la proporcionó Claudio, uno de los habitantes de Can Masdeu, que los domingos se dedica enseñar en profundidad tanto la historia como el espacio a todas las personas que deciden pasar allí el domingo. Actualmente, no constan procesos jurídicos en marcha para el desalojo de Can Masdeu. Tal y como nos relató Claudio, al principio sí hubo acciones legales para su desalojo, pero tras unos años y al comprobar que el espacio estaba rehabilitándose por las propias personas que lo habían okupado, junto con el hecho de no haber oposición vecinal, estas iniciativas legales cayeron en el olvido, permitiendo a las personas que okupan este espacio vivir con mayor tranquilidad y poder acometer obras de mejora de las instalaciones de gran calado.

Can Masdeu no es un espacio okupado urbano tal y como podríamos imaginar, sino que aprovecha a la perfección su enclave en la naturaleza para combinar cercanía a la ciudad con la posibilidad de tener amplios espacios para desarrollar la agroecología. Porque decir Can Masdeu es decir agroecología real, es salir de las aulas y talleres teóricos para enfrentarse a la cruda realidad de tener que producir su propio alimento, aunque tal y como Claudio nos contó, el espacio no es todavía autosuficiente al 100%, y en consecuencia parte de los alimentos tienen que ser adquiridos por otras vías más convencionales.

A pesar de no tener esa autosuficiencia alimentaria, gran parte de los terrenos han sido cedidos para el vecindario con el fin de que pongan en marcha sus huertos (de unos 40 m2). La mayoría pertenecen a personas jubiladas a las que los huertos, además de proporcionar parte de las verduras que consumen, las mantienen ocupadas y activas. Una ventaja adicional más es que permite la reconexión con la naturaleza a las personas que deciden retomar o empezar de cero en el mantenimiento de un huerto. En Can Masdeu la educación agroecológica es el pilar maestro sobre el que se asienta todo el proyecto.

Como decía al principio, los domingos es el día en el que enseñan el espacio a las personas que allí llegan por primera vez. Esto tiene lugar sobre las doce del mediodía. Al terminar la visita, sobre las dos de la tarde tiene lugar un comedor vegano preparado por ellas mismas y a un módico precio. Una ensalada y una paella riquísima es el menú que pude degustar. También se pueden degustar una amplísima variedad de postres veganos y bebidas (infusiones y limonadas naturales o cervezas artesanales).

Antes de la comida pude disfrutar de una charla muy interesante del colectivo La Recolectiva. Son un grupo de personas que se dedican a prestar ayuda a la población palestina en la recogida de la aceituna. Actualmente, con la presión israelí y las ocupaciones del territorio palestino el proceso de recolección de la aceituna se hace enormemente complicado (al final del artículo dejo algunos enlaces de interés de este colectivo, y si tienes interés en participar en la recogida de la aceituna en Palestina debes ponerte en contacto con este colectivo lo antes posible para que puedan gestionarlo con suficiente antelación). Lo importante es que todo el domingo giró en torno a Palestina. Había desde juegos y talleres para los más pequeños con el fin de que aprendan más sobre la ocupación israelí y que puedan ponerse en el lugar de los niños y las niñas de su edad en Palestina hasta los dos grupos de música que actuaron por la tarde. El primero de ellos, una colaboración de dos grupos: Betamormosis y la K y la B. Su rap, la fantástica mezcla de los dos grupos y su maravillosa mánager amenizaron el principio del concierto. A continuación, llegó el rap de Resiliència, cuyo ritmo melódico y su flow nos arrastraron hasta el final del concierto.

El atardecer en Can Masdeu es mágico, el ambiente que se respira es de libertad absoluta y de fuerte conexión con el entorno natural. Podría contarte muchas más cosas sobre Can Masdeu, pero dejaré que lo descubras tú misma, porque en Can Masdeu la utopía está más cerca de ser real.

Para conocer más

  • BETAMORFOSIS
  • VÍDEO LA K Y LA B
  • VÍDEO RESILIENCIA

José Luis Vicente Vicente  

Comentar