Categories

 

Portada > Alternativas > Finanzas éticas > Banca ética o barbarie


Finanzas alternativas

11 de octubre de 2016

Banca ética o barbarie

OikoCredit, fundada en 1975 en Holanda, capta ahorro de personas y organizaciones de países desarrollados y los canaliza hacia proyectos de inversión en países en el Sur. Una de las principales máximas de OikoCredit , y la que posiblemente más la diferencia de la banca tradicional, es que busca conseguir una elevada rentabilidad social acompañándola de viabilidad financiera,


Banca ética o barbarie

El pasado jueves 29 de septiembre se presentó en el Impact Hub de Madrid Oikocredit, Cooperativa Internacional de Finanzas Éticas. El acto fue organizado por el Grupo Local de Fiare Banca Ética y apoyado por el Mercado Social de Madrid, la Red de Economía Alternativa y Solidaria y difundido por numerosos colectivos y personas interesadas en las finanzas éticas y en la cooperación al desarrollo.

Oikocredit fundada en 1975 en Holanda, capta ahorro de personas y organizaciones de países desarrollados y los canaliza hacia proyectos de inversión en países en el Sur. Actualmente tiene oficinas en más de 30 países y ha financiado proyectos sociales en más de 70. Los principales beneficiarios de dichos proyectos están en Asia, América Latina y África.

Los principales sectores a los que financia son Proyectos Agrícolas, Microfinancieras y organizaciones de Comercio Justo, y recientemente se está adentrando en las Energías Renovables.

Oikocredit sólo concede préstamos a cooperativas o microfinancieras, por encima del equivalente a 50.000 €. Los proyectos son estudiados por organizaciones locales en el país de recepción de la inversión, incluso Oikocredit hace préstamos en monedas locales.

Los criterios que se utilizan a la hora de conceder los préstamos abarcan la justicia social, inclusión financiera, perspectiva feminista y medioambiental-.

La cooperativa cuenta con 51.000 cooperativistas/inversores en todo el mundo (1.200 de ellos en España), unos 1.000 millones de euros en activos principalmente préstamos que tienen 46 millones de personas beneficiarias, siendo un 85% mujeres, y un 51% vive en entornos rurales y un 30% se dedica a la agricultura. A través de Oikocredit han recibido apoyo 800 organizaciones, 90 de ellas de comercio justo.

Una de las principales máximas de Oikocredit, y la que posiblemente más la diferencia de la banca tradicional, es que busca conseguir una elevada rentabilidad social acompañándola de viabilidad financiera, lo que ha permitido que desde el año 1989 sus socios estén recibiendo una remuneración por sus aportaciones del 2% anual.

Oikocredit busca una elevada rentabilidad social acompañándola de viabilidad financiera

En España la cooperativa cuenta tres sedes, en Euskadi, en Barcelona y la última abierta recientemente en Sevilla. Para invertir en Oikocredit hay que hacerse socio de alguna de las asociaciones de apoyo de alguna de estas ciudades desde 200 euros con un compromiso de permanencia de 1 año.

El acto, al que asistieron 45 personas, supuso volver a dar la bienvenida a Madrid a este tipo de iniciativas que siempre, y cada vez más, necesitamos para ir cambiando esta sociedad que ha ido canjeando sus valores humanos por valores económicos. La idea de los promotores del acto es que sirva como germen para la creación de una asociación de apoyo a la Cooperativa en Madrid.


*Daniel Rojo es activista agroecológico y cooperativista de Surco a Surco. Roberto Valdivieso participa en el Grupo Local de Fiare Banca Ética y es miembro del Consejo Rector del Mercado Social de Madrid.

Daniel Rojo y Roberto Valdivieso*  

Comentar